Por: Juan Carlos Botero

El proceso de paz y el seguro del auto

Tengo un amigo que tuvo una mala experiencia con su seguro de auto.

Fue tan amarga la cosa, que hasta prefirió renunciar a la póliza y pagar la multa que fuera con tal de no repetir la vivencia. Pero antes de hacerlo, se dirigió a la compañía aseguradora para desfogarse con el gerente. Estoy furioso, afirmó, al punto que voy a cancelar mi póliza. Pero, ¿qué pasa si te chocas?, preguntó el gerente, consternado. Todas estas compañías son unos ladrones, exclamó mi amigo. Entiendo tu molestia, dijo el otro. Y no eres el único en tener una mala experiencia; pero, ¿qué pasa si te chocas? Eso casi nunca ocurre, protestó mi amigo. En cambio cada mes hay que pagar esa póliza tan cara. Así es, admitió el gerente. Ojalá nada te pase, pero, ¿qué sucede si te chocas? Si te estrellas la compañía se demora una eternidad en pagar. Para recibir tu dinero tienen prisa, pero para responder por un accidente tardan siglos. Sí, reconoció el gerente. Eso es lo que más enoja a la gente; pero, ¿qué pasa si te chocas?… Así continuó el diálogo un buen rato, el uno discutiendo que no quería el seguro y el otro capoteando sus reclamos. Y al final, cuando se parecieron agotar todas las quejas, el gerente, muy sereno, repitió su pregunta: ¿Qué pasa si te chocas? Mi amigo suspiró y sin más remedio replicó: Bueno… en tal caso supongo que es mejor tener la póliza. De acuerdo, asintió el gerente. Entonces aquí está tu contrato. Por favor firma la última página.

Esta historia me recuerda el proceso de paz actual. La gente está escéptica y molesta, y tiene serias objeciones al proceso. Pero, ¿qué es mejor? ¿Tener a las Farc matando y extorsionando o asimiladas por el sistema, desarmadas y desmovilizadas, convertidas en un partido político? ¡Es que esos tipos se deberían pudrir en la cárcel! De acuerdo: esos narcoasesinos merecen un castigo ejemplar, pero no olvidemos que las Farc no es una guerrilla derrotada y que jamás se van a desarmar si es para acabar tras las rejas. Entonces repito: ¿qué es mejor? ¿Las Farc dentro o fuera del sistema? ¡Pero es que habrá impunidad! No lo creo, y además esa crítica me llama la atención. ¿En dónde estaba esa misma indignación durante el proceso de Uribe con los paras? Eso sí fue hecho a espaldas del país y eso sí fue impunidad: ninguna pena superior a ocho años, y de 32.000 paramilitares desmovilizados sólo hubo 22 condenas en firme. Entonces vuelvo y pregunto: ¿qué es mejor? ¿Las Farc dentro o fuera del sistema? ¡Pero es que esto y lo otro, y todo lo demás! De acuerdo: esta negociación, como todo proceso de paz, no es perfecta y tendrá aspectos duros de tragar, pero debo insistir: ¿qué es mejor? ¿Las Farc dentro o fuera del sistema? Y al final del día, después de todos los peros y las quejas, la respuesta es obvia: a pesar de los defectos del proceso, y a pesar de que la violencia no desaparecerá del todo debido a la pobreza y a la delincuencia común, y a pesar del malestar que dejarán ciertos puntos del acuerdo en Cuba, a pesar de todo y de todos, en últimas será mejor tener a las Farc dentro del sistema, haciendo política en el Congreso y no matando inocentes, destruyendo la infraestructura nacional, secuestrando, robando y reclutando menores a la fuerza. Entonces, de ser así y después de todos los debates, ¿en dónde firmo para apoyar la paz?

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Carlos Botero

El peor defecto del uribismo

El triunfo de la amnesia

El dilema de Iván Duque

El triunfo de las mentiras

El día de nuestro idioma