¿Cómo responder a los retos en materia de medio ambiente y desarrollo sostenible?

hace 52 mins
Por: Luis Carvajal Basto

El Sí y el No: dilema presidencial

¿La reforma tributaria hará fracasar el sí en el plebiscito? Cosas de encuestas.

No lo tiene fácil el gobierno en lo que queda del año: la situación de las finanzas públicas, complicada ahora por las exigencias de las calificadoras de riesgo, lo conminan a presentar una reforma tributaria mientras le llegó la hora a los acuerdos con las FARC y al plebiscito que el mismo gobierno promovió como método de refrendación. El respaldo popular al sí se va a encontrar con una reforma tributaria que supone aumento del IVA lo que, en teoría, aumentará las probabilidades de  que la gente vote en contra.

Las FARC, siguen jugando con candela al dilatar los acuerdos. A quien más  conviene el plebiscito es a ellos porque consolidará lo acordado. Dadas las circunstancias al gobierno podría, ahora, no convenirle por falta de tiempo y porque, legalmente, no es indispensable, pero, conforme a lo que se puede leer en las encuestas, tampoco es cierto que la aprobación popular  esté amarrada al desempeño del gobierno. El más reciente estudio de Invamer lo demuestra, como veremos adelante.

A propósito de encuestas hemos tenido un gran debate que comenzó con la columna de Daniel Coronel quien, oportunamente, cuestiono la metodología aplicada en la  de Ipsos (Hicieron falta columnas como esa en las presidenciales y en las elecciones de alcaldes). La realidad es que, a falta de una reglamentación básica, no solo  encuestas o sondeos sino su presentación, no cuentan con unos estándares mínimos. Sabemos que  cumplen una doble función: Fotografiar un momento de opinión, y, por otra parte, sus resultados ayudan a modelar y formar esa opinión. Cuando la elección real sucede ya involucra ambos efectos y  es tarde para demostrar que existió mala fe o error. Es la historia de las elecciones en Colombia.

Con relación al plebiscito se publicaron esta semana  dos encuestas: Datexco, que muestra un empate entre si y no (31.5%30.1), e Invamer (Gallup) que le da clara ventaja al sí (67.5-32.5). Si las dos son firmas reconocidas ¿Por qué  tan diferentes sus resultados?

La de Datexco  tiene un universo muestral (700)  con 23 municipios y su aplicación fue telefónica. La de Invamer (1200) se realizó en 59 ciudades y su aplicación fue personal. Eso explica en parte las diferencias que, para el ciudadano del común, lector o televidente,  no existen .Los resultados de Invamer coinciden con el histórico de participación al situarlo, para el plebiscito, en un 50%, además nos saca de dudas al mostrar que si bien en las capitales, donde se concentra el mayor número de votantes, el sí ganaría 64.6% - 35.4%, es en el resto del país, más cercano al conflicto real, donde tiene mejores cifras 71.8% - 28.2%.

A falta de  reglamentación, encuestadoras y medios podrían auto regularse en beneficio de sus empresas y de la opinión estableciendo esos parámetros mínimos: no son comparables peras y manzanas. No se deben presentar como si fueran la misma cosa.

Es evidente que la oposición centró su estrategia en desgastar al gobierno, lo que la ha fortalecido pero no ha afectado la aprobación mayoritaria a los acuerdos, aunque la gente este cansada de tanta dilación. Esa razón, que se observa claramente en el trabajo de Invamer, también explica que nadie quiere una reforma tributaria pero aún con ella, y su impopularidad, el sí ganaría el plebiscito. En la percepción de los votantes desempeño del gobierno (65.1%  desaprueba su gestión) y, sin embargo, acuerdos de paz (67.5% votarían por el sí) se ubican en espacios diferentes. El gobierno ha perdido popularidad pero la mayoría está de acuerdo con “la paz”.

Si las elecciones fueran hoy, ese dilema  está resuelto.

@herejesyluis

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Carvajal Basto