Por: Gonzalo Silva Rivas

El trayecto más corto

En la industria turística moderna elaborar y promover productos multidestino es una creciente tendencia que abre espacios para la diversificación y el desarrollo.

Los requerimientos de un progresivo mercado de viajeros dispuesto a encontrar en el mismo plato un amplio, variado y jugoso menú de experiencias revitaliza el sector, le ofrece oportunidades para innovarse y redistribuye beneficios entre los destinos asociados.

Dentro del marco de esta filosofía, el Gobierno Nacional oficializó la semana pasada la creación del primer Corredor Turístico del país, sobre el cual seguramente se enfocará su mira en asuntos de gestión, inversiones y promoción. Será denominado del Eje Cafetero, integrado por 19 de los 47 municipios del Paisaje Cultural Cafetero, que comenzarán a empaquetarse y promoverse como un solo atractivo regional.

Conforman el corazón de la zona geográfica declarada hace cinco años por la Unesco “Patrimonio de la humanidad”, en reconocimiento a su magnífico entorno cafetero, sazonado con especiales particularidades económicas, sociales, culturales y paisajísticas, que le imprimen la caracterización de una propuesta universal única. La experiencia que el territorio acumula como destino organizado, la importancia de su infraestructura -cuenta con el 39 por ciento de los prestadores de servicios turísticos certificados en el país- y la diversidad de su oferta, garantizarían un excelente producto turístico, con buen retorno de rentabilidad.

Las potencialidades de la región son innumerables. Además de la colorida y colonial arquitectura de sus pueblos y ciudades, la cultura comunitaria del café, su vocación agrícola, sus ocho ferias y eventos nacionales, tiene para mostrar un montón de maravillas, como las nieves perpetuas del Nevado del Ruiz, en Caldas; el Valle del Cocora y los parques temáticos del Quindío o las aguas termales de Santa Rosa de Cabal, en Risaralda, todo un puñado de excelentes alternativas con suficiente aporte de valor turístico.

La cohesión de atractivos y recursos dispersos para ubicarlos como un solo producto cosecha sus réditos. Facilita y da eficiencia a las estrategias promocionales y de comercialización, enriquece la experiencia del viaje, incrementa las corrientes turísticas, aumenta y redistribuye ingresos entre las comunidades y fortalece los lazos de cooperación entre los municipios intervinientes.

El Gobierno ha priorizado otros destinos para convertirlos en Corredores Turísticos, entre ellos los ubicados en las áreas continental e insular del Caribe -Cartagena, Santa Marta y San Andrés-. De formalizarse la estrategia y sacarse adelante permitiría dársele un salto cualitativo a la oferta turística, con los claros dividendos que conlleva en el mejoramiento del nivel de vida de las áreas favorecidas. Sin embargo, su éxito dependerá de que el Ministerio de Industria y Comercio mantenga el liderazgo, sostenga el empuje y comprometa la participación activa del sector privado y de las autoridades regionales y municipales que forman parte del desafío.

La declaratoria de Corredores Turísticos es el primer paso. Para transformarlos en destinos calificados y competitivos de talla mundial, habrá que meterle una generosa dosis de inversiones y de estricta gerencia en la implementación y consolidación de los planes estratégicos.

Globalizar paquetes de nuestra inexplotada riqueza turística sería rentable negocio en materia de divisas y nos generaría sólidas ganancias como sociedad. Frecuentar la interacción con visitantes extranjeros para conocer otras culturas, entenderlas y valorarlas –como rezan los mandamientos de la OIT- nos maduraría como personas. Y a puertas del posconflicto -tras tantas décadas de violencia en un país extremamente polarizado-, el turismo podría erigirse –en estas épocas de vías 4G- no solo como el trayecto más corto, sino como la principal superautopista que nos conduzca hacia el respeto y la tolerancia.

[email protected]

@Gsilvar5

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Gonzalo Silva Rivas

Cada vez más lejos

Alba y ocaso

Vitamina N

Coger alas

Providencial calentao