Por: Iván Mejía Álvarez

En déficit

No gustó el trabajo de la selección de Colombia en su primera aparición en los Olímpicos. El estilo de los equipos de Carlos Restrepo no llena la retina de los aficionados colombianos.

 La tendencia a regalar la pelota y la iniciativa a los rivales no hace parte del ideario, eso que se llama la identidad, en un país donde se apuesta mucho más por controlar los partidos y manejarlos con el toque y la pelota al pie. El pelotazo, saltando líneas y tratando de poner a correr a los delanteros, implica pérdida de control de los partidos. Defenderse tan temprano, desde el gol de Teófilo, regalando el útil y el terreno al adversario, no fue algo excepcional. A los equipos del Piscis les cuesta hacer volumen de juego y están más diseñados para contragolpear que para mandar. A Colombia, como decía Menotti, le gusta más ser toro que torero.

Más allá del empate que supo a poco ante Suecia, quedaron algunas situaciones para el análisis. El déficit que tiene Colombia en algunas posiciones claves, como el arco y los marcadores de punta.

Bonilla fue titular y muchos hoy se preguntan si merecía el puesto. Hurtado venía de atajar bien en los amistosos, pero el técnico respetó los galones de alguien que lleva mucho tiempo inactivo. No juega en Copa América, no juega en Libertadores, tampoco es asiduo en el equipo mixto de Nacional. Demasiado tiempo sin fútbol que se reflejó en la inseguridad que transmitió en sus movimientos. Bonilla no atenaza, no contiene, no encaja la pelota, siempre da rebote y esa es una pésima costumbre que en el caso de Suecia le salió caro en el segundo gol.

Sufre el fútbol colombiano por los goleros del futuro. A este muchacho se le tiene como el gran prospecto para reemplazar a Ospina. El problema es que el puesto de arquero en Colombia parece reservado a los extranjeros. Trece foráneos lo comprueban. La dirigencia confía más en el cuidapalos extranjero y la sucesión parece difícil.

Tampoco funcionan los marcadores de punta porque han olvidado un detalle fundamental: primero están para marcar, defender, y después para atacar. Salvo Arias, joven y con buen nivel; Farid, veterano que rinde, pero tiene fecha de caducidad, el puesto es un dolor de cabeza para Pékerman, Piscis y los que vengan. Machado, Helibelton y Fabra son fatales a la hora de librar los duelos individuales de marca.

Colombia juega hoy contra Japón y el objetivo primario debe ser reivindicar la insípida imagen del partido inicial. Los jugadores son buenos, pueden jugar muchísimo mejor, pero tienen que entender que no está prohibido asociarse con la pelota y producir volumen de juego.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez

Zurdos

Júnior

Vergüenza total

Definiciones

Negocio en crisis