Por: Antonio Casale

Fútbol europeo y TV

Comenzaron las ligas de fútbol en Europa y con ellas nuevos contratos de derechos de TV que determinan el poder económico de cada campeonato. De ahí sale una gran parte de las ganancias de los clubes. El diario Marca, en su edición digital Marca Plus, hizo un resumen sobre el nuevo orden europeo. Aquí lo más importante:

La Premier League de Inglaterra continuará siendo la más rica de Europa y la diferencia se ampliará en los próximos tres años. Según el nuevo contrato firmado con las cadenas Sky Sports y BT Sports, las ganancias estarán cerca de los 7.000 millones de euros por tres años, 70 % más de lo que se percibía hasta junio. La mitad se repartirá en partes iguales. El 25 % según la posición en la tabla y el restante 25 % se definirá según las audiencias televisivas de cada equipo. Así las cosas, el campeón recibirá €213 millones y el último €140, cifra parecida a la que en España reciben el Real o el Barcelona.

La de España obtendrá 1.500 millones de euros. Hasta el campeonato anterior cada club lo hacía individualmente, el desequilibrio entre los dos grandes y los demás era descomunal. Ahora un 50 % se repartirá entre los clubes (€40 millones), un 25 % según los resultados de los últimos cinco años y el restante 25 % en función de los ingresos de cada equipo por concepto de taquilla, número de abonados y cuidado de sus instalaciones.

La tercera más poderosa será ahora la Bundesliga alemana, que de recibir 628 millones, pasará a recaudar 1.159 para un total de 4.640 por los próximos cuatro años, 85 % más que el cuatrienio anterior. La distribución seguirá siendo la más equitativa.

El contrato en Italia, vigente desde 2014, les dejará esta temporada 945 millones de euros. El 40 % se divide en partes iguales entre todos los participantes de la serie A. Un 30 % de acuerdo con el número de seguidores de cada club y el número de habitantes de la ciudad de donde sea cada escuadra. El 30 % restante se divide según los resultados deportivos obtenidos, teniendo en cuenta la temporada anterior (5,%), los últimos cinco años (1 5%) y los resultados históricos desde 1946 (10 %). Además, repartirán €60 millones entre los tres que desciendan para mitigar su caída.

En conclusión, las cuatro ligas más poderosas del mundo son cada vez más ricas y más equitativas en la manera como reparten sus recursos, lo cual las hará más sólidas. La brecha entre ellos y el resto del mundo (salvo China, que intenta competir con dinero pero sin historia) es cada vez más grande.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

Jugar los clásicos

La última final

El recreacionista

Dayro y Manga no son los culpables

Los Nicolases, los “e-gamers”