Por: Antonio Casale

Gente en los estadios

El diario AS, de España, ha publicado un listado con los diez torneos que más llevan gente en promedio a los estadios. Llama la atención que no hay ninguna liga suramericana.

La Bundesliga alemana, al igual que el año pasado, encabeza el listado con poco más de 42.000 espectadores. El segundo es Inglaterra y el tercero, España; las dos sobre 35.000. Hasta ahí no hay sorpresas. El cuarto lugar lo ocupa la liga MX de México, el quinto la Superliga China y el sexto la MLS de Estados Unidos que este año, en la temporada regular, superó los récords con un promedio de 21.069 aficionados por partido. Todavía dentro de la élite, aunque lejos de lo que llegó a ser algún día, está la Serie A de Italia, en el séptimo puesto, seguida por la Liga 1 de Francia. El listado lo cierran la Championship y la Bundesliga 2; es decir, los torneos de segunda división de Inglaterra y Alemania, con poco menos de 20.000 asistentes por partido.

Hasta hace poco, Argentina y Brasil figuraban en este ranking y Colombia no estaba tan lejos. En nuestro país, según cifras extraoficiales, el promedio de asistencia a los estadios ronda los 8.000 aficionados por partido.

Lo fácil es decir que las grandes estrellas del fútbol suramericano engruesan las filas de los equipos de las 10 ligas que integran este escalafón, pero también hay que reconocer que en nuestro continente se podrían hacer mejor las cosas.

Es una constante suramericana ver estadios vacíos. Por un lado, los equipos chicos se están tomando las diferentes ligas. Son empresas formadoras de futbolistas a las que no les interesa hacer hinchada, tan sólo piensan en vender al primer mundo sus figuras. En países como Colombia hay demasiados equipos de estos, lo que baja de entrada el promedio, no sólo por los enfrentamientos entre ellos sino porque sus juegos contra los equipos históricos carecen de relevancia mediática. Los grandes también venden semestralmente a sus mejores jugadores. Ya no hay jugadores referentes, los niños quieren ser Messi o CCR7, pero ya no sueñan con ser la estrella de su equipo local.

La inseguridad en los estadios o alrededores ha alejado a las familias. Los horarios se establecen pensando más en las transmisiones de televisión que en la gente y, aunque en Europa es similar, allá los sistemas de transporte público sí funcionan.

Competir contra las diez ligas que más convocan gente a los estadios no es nada fácil, pero en Suramérica el fútbol es la fuente de entretenimiento más apetecida, y por mucho, para la gente. Seguro que se pueden hacer mejor las cosas para que la gente vuelva a los estadios.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

La pregunta de Simeone

Estado físico

Primera tanda

Entiendo y no entiendo

Maneras de encarar la competencia