Por: Olga Lucía Barona

Gracias Mariana

Si ya elogiamos a más no poder al pesista Óscar Figueroa y amamos a la atleta Caterine Ibargüen, hoy ya las palabras se quedan cortas para la contundente victoria de Mariana Pajón. Sí, contundente, de principio a fin, primera en todas las rondas eliminatorias, definitivamente la reina del bicicrós mundial y olímpico. Y nada más ni nada menos que colombiana, orgullo de un país que a veces se acostumbra a perder, a ser conformista, a buscar excusas cuando se pierde y a bajar la cabeza.

Mariana Pajón no. Ella es contundente, es el ejemplo de que cuando uno quiere puede lograrlo. Pero, claro, hay que trabajarlo, tener constancia, convencimiento. Nada llega de carambola, de suerte. Hay que ponerse la meta, visualizarla y esforzarse para llegar a lo más alto. Y no es frase de cajón, es la realidad. Y esta bella paisa se lo propuso, y claro que lo logró. Hace cuatro años, cuando ganó el oro en los Olímpicos de Londres, dijo que iba a Río de Janeiro a retener el título. Y lo consiguió con autoridad, pero también con amor, con la dulzura que siempre la ha caracterizado, la misma que pierde cuando se sube como una fiera a su bicicleta y va derrocando rivales sin piedad, porque ella siempre quiere ser la primera, y lo es.

Gracias Mariana por darnos otro día de felicidad. Por reunir a la familia al frente del televisor, por unir a un país polarizado. Gracias por llenarnos de emoción hasta los tuétanos, de hacernos brincar, de gritar, de sudar las manos, de sentir mariposas en la panza, de terminar abrazados con alguien de al lado que ni quiera conocemos. Eso es hacer patria desde tu orilla.

Hoy puedes decir que eres la deportista olímpica más grande de Colombia. Y lo bueno de todo es que hay Mariana para rato. Que estarás más madura y experimentada para los Olímpicos de Tokio 2020, con el firme desafío de volver a colgarte el oro.

Y ante la abrumadora fama no pierdes el norte, la humildad. Porque detrás también hay unos padres que te dieron valores.

Que gracias Mariana, no nos cansaremos de decírtelo.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Olga Lucía Barona