Por: Yolanda Ruiz

Igualdad para ellos

En materia de equidad de género nos falta mucho camino, ya lo hemos visto con dolor y vergüenza en estos días, pero hay una batalla en la que tal vez falta más, porque aún no se hace evidente el problema.

Hablamos mucho de los derechos de las mujeres y la discriminación que persiste, pero ¿qué hay de ellos? ¿No tienen los hombres reclamos pendientes? Me dirán que no y que esta sigue siendo una sociedad machista, con privilegios para los hombres. Eso es cierto de mil maneras, pero hay un espacio en donde a ellos se los discrimina por ser hombres.

El joven español Juan Pablo Vásquez, que enfrenta una batalla legal por una licencia para estar con sus hijos, es un buen ejemplo de cómo a ellos también los discriminan cuando se trata del cuidado de los niños. Juan Pablo es padre soltero, tuvo a sus hijos por un vientre de alquiler y como es el único padre presente en el hogar, pidió la licencia de maternidad para poder estar con los bebés. Le dieron la licencia de padre, que son unos cuantos días (como en Colombia), pero no la de madre, que en España son 18 semanas.

Él reclama su derecho a la igualdad para poder disfrutar del tiempo que la ley le otorga a una madre. Hasta el momento le han dicho no, pero él sigue reclamando por todas las vías legales. Sé que no son pocos los padres que, al querer asumir paternidades responsables, se han encontrado con obstáculos legales y sociales porque “lo natural” es que las madres sean quienes cuiden a los niños y no los hombres.

Se entiende que hay asuntos que vienen de la mano con la maternidad biológica y una mujer requiere el tiempo para recuperarse físicamente después del parto o tener tiempo para la lactancia, pero superadas esas etapas o cuando no hay madre biológica presente, ¿no están padres y madres listos para atender a los hijos? ¿No quieren muchos padres estar más presentes en las etapas cruciales del desarrollo de los niños? ¿No nos hace falta más flexibilidad social y legal?

En esa diversidad de familias que conviven en la sociedad de hoy no es extraño ver a los padres asumiendo algunas veces papel de padre y madre, como también les ha correspondido hacerlo a miles de mujeres que son cabeza de familia.

También cada vez más padres deciden asumir con todo su papel y no son pocos los que por opción se dedican al cuidado de los hijos de tiempo completo. Como padres solteros o como parte de una pareja homosexual o heterosexual, ya no es extraño ver hombres que se dedican a los hijos y el hogar, rompiendo paradigmas y muchas veces siendo víctimas de miradas extrañas o prejuicios culturales.

Cuando comenzó la revolución femenina y las mujeres empezaron a conquistar los espacios que estuvieron vedados por siglos, el primer paso fue salir de la casa, de ese hogar que era “su reino” y de donde no debían salir. A pesar de todo lo que falta, la conquista de lo público ha sido el gran logro femenino. Hoy prácticamente no quedan oficios ni cargos a los que no haya llegado una mujer.

Ellas están conquistando lo público, llegando cada vez más lejos, pero me pregunto si ellos tienen pendiente todavía conquistar el espacio de lo privado, del hogar, de los hijos, del cuidado de los otros. No hablo de las historias particulares, sino de la concepción que tenemos como sociedad sobre el papel que debe cumplir cada quien.

¿No será que en el caso de los hombres seguimos con los estereotipos del macho proveedor y duro y nos cuesta verlo en el papel de amo de casa y padre amoroso? Aunque somos distintos y eso nos valora como humanos, hombres y mujeres, sin importar la orientación sexual, podemos estar afuera y adentro, podemos asumir distintas responsabilidades. La sociedad tendría que estar abierta para dar respuesta a cada familia, que es un universo único y tiene derecho a existir a pesar de los debates en los que algunos nos quieren aplicar un solo modelo válido y óptimo.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Yolanda Ruiz

Defendiendo la palabra

Entre el pesimismo y la perplejidad

Me gustan los estudiantes

De eso no se habla

Brecha salarial