Por: Juana Téllez

Inflación y las próximas decisiones de la Junta

El Banco de la República acaba de publicar su más reciente Informe de Inflación y en él se refleja la complejidad de las decisiones de política monetaria que ha enfrentado su Junta Directiva. El equipo técnico hace énfasis en unos registros de inflación total y básica que se mantienen por encima del rango meta y son mayores a los previstos en previos informes. El diagnóstico sigue siendo el mismo: un aumento en los precios de los alimentos y un traspaso de la depreciación a los precios de productos transables que se refuerzan con un aumento de expectativas y la activación de los mecanismos de indexación. En términos de presiones salariales no descarta que sean unos de los factores adicionales detrás del aumento reciente de la inflación.

En términos de crecimiento colombiano y jalonamiento por parte de sus socios comerciales, el informe destaca el dilema o trilema que enfrenta la Junta. Por un lado, la desaceleración de la economía y en particular de la demanda interna, que sigue siendo gradual y las perspectivas sobre una mejora de las exportaciones que potencie mayor crecimiento se desvanecen ante un panorama externo menos alentador para nuestros principales socios comerciales.

Por otro lado, el ajuste mejor al esperado en la cuenta corriente en la primera parte del año contribuye a un cierre del déficit en 2016 tanto en dólares como en porcentaje del PIB (5,3 % del PIB en 2016 frente al 6,4 % de 2015), pero aún con tensiones.

Ante este panorama, los gráficos de probabilidad (fan chart) del Informe muestran una probabilidad de crecimiento este y el año entrante cercano al 2,5 % anual y una inflación a la que le cuesta trabajo entrar en el rango meta. La gran duda es que tanta política monetaria activa adicional se esté incluyendo en estas proyecciones.

Desde BBVA Research no descartamos que en el dilema al que se enfrenta la Junta prime la preocupación por la inflación y se den aumentos adicionales en la tasa de intervención de hasta 50pb. Sin embargo, como lo muestran las minutas de la reunión de julio, la decisión no es fácil y no hay un consenso. En cualquier caso, consideramos que los datos abrirán espacio para un cambio en la postura de política monetaria sólo hasta mediados de 2017.

Economista jefe BBVA Research Colombia.

Buscar columnista