Por: Óscar Alarcón

Juan José Nieto y Mosquera

En su última columna en El Tiempo, Vladdo se hace eco de la propuesta de Gonzalo Guillén para que se rescate la memoria del presidente Juan José Nieto, desconocido en la galería de los mandatarios colombianos.

En efecto, Nieto y Tomás Cipriano de Mosquera derrotaron a Marino Ospina Rodríguez, lo sacaron de la Presidencia y enterraron la Confederación Granadina. Sin embargo los dos jefes de la subversión se respetaban pero no se querían mucho. El 10 de septiembre de 1870 firmaron en Cartagena un tratado de unión y confederación de los estados del Cauca y Bolívar, y lo suscribieron en términos masónicos: “A nombre de Dios, supremo gobernador del universo”.

El general Nieto era soberano Gran Comendador de la Logia Hospitalidad Granadina, lo que significaba que estaba por encima de Mosquera. Como el primero era designado del gobierno provisional que presidía Mosquera, no le costó trabajo hacerse cargo del gobierno el 25 de enero de 1861 y lo ejerció hasta marzo de ese año cuando, voluntariamente, ante las nuevas circunstancias, hizo dejación y se lo devolvió al general caucano.

Mosquera, que se sentía el nuevo Bolívar, deseaba revivir la Gran Colombia, extendiéndola a Costa Rica y a otras naciones centroamericanas con la ayuda de nuevas logias masónicas. Pero para eso tropezaba con el poderoso hermano Juan José Nieto. Por eso, rompiendo con la disciplina masónica y apelando al nombramiento que años atrás le habían hecho en Cartagena (con la colaboración del propio Nieto), creó una nueva entidad, la Orden Redentora y Gloriosa de Colombia, la cual estaba autorizada para concederle a él, y solo a él, el grado 34.

Luego a Nieto no lo sacaron de la galería de presidentes por negro sino que debió ser el propio general Mosquera quien lo descolgó. Fue resultado de una pelea entre un aristócrata caucano con un negro de la Costa Atlántica.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón

El sueldo de los congresistas

Las memorias de Santos

Moción de censura

Adiós, Roberto

Las frases de Gaitán