Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 14 horas
Por: Antonio Casale

¿La mejor liga del continente?

Los dos vigentes campeones de los torneos continentales son colombianos. ¿Esto convierte a la liga local en la mejor de Suramérica?

Es evidente la decadencia del fútbol argentino y el brasileño. Con la muerte de Grondona, la estructura del primero se vino al suelo. En Brasil, la otra mejor fábrica de jugadores del mundo es un nido de corrupción. Su liga carece de identidad y sus equipos, los más costosos del continente, ya no marcan diferencia.

En Uruguay se perdió el equilibrio. Peñarol y Nacional, sus equipos referentes, hace rato pasan inadvertidos en el continente. Sólo piensan en exportar futbolistas. Ganar títulos ya no es importante. En Paraguay tienen problemas con la cantera. La generación actual de jugadores no es prometedora y no hay un plan de trabajo a futuro serio. En Perú, apenas están poniendo en marcha un plan de desarrollo para sus equipos. En Chile hay buen presente en cuanto a la selección nacional, pero su liga pasa por horas bajas. Bolivia y Venezuela, como siempre, están muy lejos. Ecuador presenta problemas económicos.

Los equipos grandes son los responsables de ponerle el tamaño a la liga de su país. En Colombia, algunos asumieron la doble responsabilidad: fabricar jugadores para vender y competir para ganar torneos continentales. En ese sentido, lo de Nacional debe convertirse en modelo. Los verdes lo lograron aun sin tener una chequera opulenta si se compara con la de los grandes de Brasil, Argentina y México (cuyos equipos compiten en los torneos continentales). Lo de Santa Fe hasta el año pasado fue positivo, ojalá lo que ha pasado este año no termine por dañar un camino que construyeron.

El esfuerzo de ellos ha convertido a nuestra liga en la mejor del momento. Ganar en Colombia es difícil por las condiciones climáticas, desplazamientos y demás escollos que deben superar quienes quieran ganar cupo para torneos internacionales. Nuestro torneo goza de buena salud económica gracias a los esfuerzos de la dirigencia en conseguir patrocinios, el modelo de TV terminó siendo más que exitoso, las canchas en las que se juega cada vez son mejores. Hay buenos técnicos.

Pero falta que otros grandes como Millonarios, Júnior, Cali y América, comiencen a actuar como tales. El problema no es de dinero, es de estrategia. Falta reducir a 16 equipos la Primera para hacer más competitivo el torneo y fortalecer la B. Hay que construir un plan de divisiones menores que se deba aplicar de manera obligatoria en todos los clubes. Solo así, Colombia podrá mantenerse como la mejor liga por mucho tiempo.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale