Por: Luis Carlos Vélez

La multiplicación de los votos

En cualquier otro país, lo que ocurrió la semana pasada durante la elección del defensor del Pueblo hubiera sido tema de discusión, análisis, indignación y hasta renuncias. Sin embargo, en nuestra agenda, lo ocurrido en la sesión pasó de agache.

Primero, antes de presentarse la terna, en los pasillos políticos se sabía de antemano que Carlos Alfonso Negret sería el escogido. Las versiones eran que el secretario del Partido de la U se quedaría con el puesto y que con eso se cumplirían algunas cuotas políticas. Incluso días antes, en Caracol Radio, mi compañera Darcy Quinn, en su sección de secretos en el programa 6 a.m Hoy por Hoy, se anticipó a todos y confirmó su nombre como el más opcionado.

Luego, en una elección sin mucho tiempo para considerar, evaluar o siquiera escuchar a los ternados, se eligió al defensor, y es ahí donde ocurrió el milagro. Por arte de magia, y como en el episodio bíblico de la multiplicación de los peces, se multiplicaron los votos y aparecieron más sufragios que el número de congresistas que participaron. Negret resultó elegido con 146 votos, en una elección en la que votaron 154 parlamentarios, pero en la que se registraron 158 votos. ¿De dónde aparecieron los cuatro votos adicionales?, ¿quién los depositó y con qué fin?

Una explicación sobre lo sucedido es que votando doble algunos congresistas querían sabotear el proceso, algo que de ser cierto, no solo deja mal parada esta elección en particular, sino a todo el Congreso, en momentos en que tienen una de las peores percepciones dentro de todas las entidades que componen el gobierno. ¿Qué se puede esperar de un Congreso que hace trampa en sus propias elecciones?, ¿cómo se pueden defender parlamentarios cuando frente a todo el país sabotean sus procesos? Y lo que es peor, ¿qué clase de idoneidad tienen para enfrentar retos de tan alto calibre como el proceso de paz?

Desesperanzador.

Salvo algunos indignados en redes sociales, este caso no tuvo repercusión mediática. ¿Estamos anestesiados frente a estos hechos?, ¿es este mal comportamiento el que esperamos por parte de los mal llamados padres de la patria? Muy mal.

El doctor Negret, quien profesionalmente no tiene tacha y goza de cualidades para ocupar ese puesto, no pudo ver el final de su elección por problemas de salud. Lástima que este circo terminara empañando el que es hasta ahora uno de los momentos más brillantes de su carrera. Lástima que nunca sepamos quiénes votaron doble, para saber por quién nunca deberemos volver a votar.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Carlos Vélez

Jueces con las manos llenas de sangre

Santos, el odiado

¿Congreso para Farc y cárcel para Uribe?

Calma

El regreso de las Farc