Por: Manuel Drezner

La programación del Colón

Es interesante la programación que se acaba de anunciar de lo que presentará el Teatro Colón el año entrante.

Desde que se tuvo la buena idea de que este teatro insignia de la capital dejara de ser un lugar de alquiler para dedicarse a las producciones propias, ha habido cosas excelentes y una buena respuesta del público. Quizá lo más interesante es una versión de la ópera Otelo de Verdi, no muy común entre nosotros y que tendrá como director escénico a un viejo conocido de Bogotá, Willy Decker, que fue parte importante de las primeras temporadas de ópera capitalinas y que ha hecho una carrera internacional impresionante con montajes en Salzburgo y el Metropolitan.

Decker es recordado por un Turandot excelente que hizo en temporadas de ayer, y ojalá que nos muestre la obra de Verdi sin esos caprichos que acostumbran algunos directores escénicos, donde creen que ellos son lo importante y que lo que quiso el autor no importa un rábano. Originalmente se había mencionado que se repetiría la interesante presentación en que darían tanto la obra de Verdi como la de Shakespeare, la una al lado de la otra, pero parece que esa idea se abandonó. Desde el punto de vista lírico tendremos también la zarzuela cubana Cecilia Valdés y en funciones infantiles El gato con botas de Montsalvage por el grupo de la Universidad Central, dirigido por Alejandro Roca, que ha hecho interesantes aportes a la escena lírica local. Habrá igualmente una obra del colombiano Juan Pablo Carreño llamada La digitale, que identifican como ópera policiaca y que será montada por un grupo francés.

Desde el punto de vista teatral vuelve la Compañía de Teatro Clásico Español con Cervantina, un montaje de los entremeses del maestro. Además se repondrá el buen Macbeth y habrá una temporada con una adaptación al teatro de la película Shakespeare enamorado, bajo la dirección de Diego León Hoyos. Habrá un conjunto de danza de la India con una versión en Katakali del Quijote y otro de teatro clásico japonés. El año Francia-Colombia que patrocina la embajada de ese país presentará además varios espectáculos de baile, música y teatro, de los cuales forman parte algunos de los mencionados atrás. El buen artista Álvaro Restrepo hará una nueva obra llamada ¡Negra! con su grupo de Colegio del Cuerpo y habrá una extensa programación por la Orquesta Sinfónica de Colombia, que aunque menguada en cuanto a personal, tiene ambiciosos proyectos que ojalá pueda sacar adelante.

La programación incluye abundante material popular, donde llama la atención especialmente un concierto por los ganadores del Festival Petronio Álvarez, además de una presentación del llamado Coro Creole de Cuba, que sospecho será de gran categoría.

Como se ve, el año entrante promete excelentes espectáculos culturales y a medida que se vaya dando a conocer lo que proyectan otras entidades, se informará de esto.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Manuel Drezner

Bach por Stuttgart, y la Filarmónica

Películas fuera de listas

Música moderna en Bogotá

El aplauso en los conciertos

Wagner y la sordera