Por: Iván Mejía Álvarez

La próxima lista eliminatoria

Volvemos a la carga tras 17 espectaculares días de Olímpicos en que el espíritu del planeta se contagió del incomparable sentir de las competencias deportivas.

Esta semana le toca a José Pékerman mover fichas y hacer oficial la convocatoria para el próximo combo ante Venezuela, en Barranquilla, y Brasil, en Manaos. No es una citación fácil, pues el momento es duro para algunos jugadores, ausentes de ritmo, por algunos lesionados y porque en esta oportunidad se da el caso de que la banda derecha de la selección debe ser renovada ante la suspensión de Arias y la lesión de Zapata.

La selección va a tener algunos retornos importantes, como el de Teo Gutiérrez, quien mostró méritos y argumentos paras volver al equipo nacional tras su actuación en los Olímpicos. Y también tendrá novedades en el cuerpo de suplentes, porque algunos de los que fueron a la Copa Centenario prácticamente se descartaron por su rendimiento y en algunos casos porque fueron vendidos al extranjero y están ausentes de ritmo y competencia, como Roger Martínez y Marlos Moreno.

Medina y Óscar Fabián Murillo emergen como los posibles sustitutos de Arias y Zapata. Preocupa la inactividad de Jeison Murillo, a quien De Boer, el nuevo técnico del Inter, no convocó en el primer partido del Calcio. Así pues, Ospina, Medina, los Murillo y Díaz parecen conformar el bloque del fondo. Los reemplazos son toda una lotería y no se ve candidato para la punta derecha y tan solo Tesillo emerge como alternativa para los centrales.

Los dos volantes de marca serán Torres y Sánchez. Celis no juega en el Benfica y el nivel de Sebastián Pérez en Copa América y Olímpicos no puede dejar conforme a nadie, pues fue de los peores jugadores en ambas competencias. Además, ya lo vendieron, que era el objetivo prioritario. Se abre una incógnita grande por los volantes suplentes.

Los tres de segunda línea serán Cuadrado –así no juegue es del riñón pleno del técnico y actuará como titular en Barranquilla–, James y Cardona. Si la Copa América era el laboratorio para las eliminatorias, ese es el tándem que le gusta al técnico y por más contras que se les busquen, pasados de peso como Cardona o con pocos kilómetros encima como James, son los de confianza del técnico.

El punta será Bacca y la única variante que podría darse obedecería a un cambio de módulo para jugar en el Metropolitano con Teófilo y Bacca y excluyendo a Cardona o Cuadrado, pues James es intocable. Retornar a los dos delanteros como le gusta a Pékerman cuando juega de local, no sería descabellado.

Los once titulares están. Los que no se ven son los suplentes.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez

Qué pena Argentina

VAR (1)

El depredador

Jugando con candela

Los cuatro grandes