Por: Luis Carlos Reyes

La responsabilidad histórica de quienes votaron por Trump

Se suele discutir si los pueblos son culpables por las decisiones de sus estados.

Hay gobiernos engañosos o dictatoriales a los cuales, en retrospectiva, habría sido imposible detener. Quizá si los colombianos hubieran sabido que estaban eligiendo al presidente con quien se darían los falsos positivos no lo habrían hecho. Muchos argentinos sienten que no son responsables por las enormes deudas internacionales en las que incurrieron sus dictadores, y por esa falta de agencia justifican el haberse negado a pagarlas.

En Estados Unidos, en la época en la cual toda la información del mundo está a la mano del pueblo en computadores y smartphones, quienes llevaron a Donald Trump a la presidencia no tendrán excusa. Si Trump deporta a millones de familias, creando una crisis humanitaria como aquella de mediados del siglo pasado, recuerden que eso es exactamente lo que prometió.

Si la amenaza del uso de armas nucleares se convierte en el día a día de las relaciones internacionales, reviviendo la proliferación nuclear que la comunidad internacional logró detener por medio siglo, recuerden que la responsabilidad es completamente suya: su candidato lo prometió a plena luz del día. Si la libertad religiosa desaparece de uno de los países donde por primera vez se hizo realidad este ideal de la Ilustración, ustedes votaron por eso. Si hay daños irreversibles a nuestro planeta a causa del calentamiento global, recuerden que votaron por Trump, quien hizo campaña diciendo que el calentamiento global es, literalmente, un cuento chino. Si se imponen las barreras al comercio prometidas, y se encuentran por ello desempleados ustedes y nosotros, la responsabilidad es suya.

Si se reversan los logros de integración racial del siglo XX, recuerden las palabras triunfantes de David Duke, líder del Ku Klux Klan: “Esta es una de las noches más emocionantes de mi vida. No se equivoquen: ¡Nuestra gente jugó un enorme papel en la elección de Trump!”

Quizá algún historiador revisionista trate de minimizar su responsabilidad, así como lo hacen los neonazis que apoyaron a Trump cuando sugieren que el Holocausto es un invento de los judíos para oprimir al hombre blanco. Así que ahora que todo es reciente y está claro, recuerden: si Trump cumple sus promesas, ustedes sabían lo que estaban haciendo, y nosotros los vimos.

Quedan suficientes senadores demócratas como para bloquear casi cualquier iniciativa del nuevo presidente, así como lo hicieron los republicanos durante seis de los ocho años del gobierno de Obama. Ojalá estén a la altura de su responsabilidad histórica.

Luis Carlos Reyes, Ph.D., Profesor Asistente, Departamento de Economía, Universidad Javeriana

Twitter: @luiscrh

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Carlos Reyes

Gobernar el campo con Biblia en mano

Piketty y Petro

Fajardo: un voto por la democracia

¿Dónde están los billones del Estado?