Por: Hernán Peláez Restrepo

Las razones de César Pastrana

Resultan respetables las razones que César Pastrana, el presidente del Independiente Santa Fe, diera para explicar la poca respuesta de sus aficionados para tomar asiento en El Campín.

Sin embargo, me parece justo hacer algunas precisiones. Fija en 14.000 aficionados, mal contados, los que sostienen la pasión, el aplauso o la descalificación, según vayan surgiendo los acontecimientos.

El promedio está muy por debajo de quienes acompañan en Medellín a sus equipos. Santa Fe ganó la Sudamericana, la Suruga Bank y sus hinchas esperan el campeonato como el logro máximo. Vencer a Nacional, Medellín, Júnior y Millonarios es el mayor aliciente. Las contrataciones de jugadores foráneos, sin nombre ni relieve, desaniman. Bastaría recordar los nombres del ecuatoriano Angulo y el argentino Di Vanni, quienes pasaron sin donar ninguna alegría. Salaberry y Falcón están por exhibir jerarquía y justificación de sus aportes.

Entiendo que es una verdadera lotería acertar en eso de traer refuerzos. Nuestra moneda no da para más. En cambio, la salida de Mina y Mesa trajo buenos recursos económicos y el equipo no reinvirtió lo que todos esperaban. Lo mismo pasó con Camilo Vargas, se marchan por razones que se comprenden, pero la tendencia es a rebajar la categoría del equipo y no sostenerla.

Por eso el señor Pastrana habla de futuro, de generaciones venideras, quizás abriendo el paraguas y diciéndole a la afición de ahora que vendrán tiempos mejores. El fútbol de competencia no da espera ni pretende apegarse a procesos de larga espera. Los hinchas quieren ya ganar y punto.

Estoy seguro de que los 14.000 seguidores aumentarán en la medida en que el equipo se muestre sólido, ganador, peleador de posiciones en la parte alta de la tabla y no distraído en minucias, como las novelas cuando van a cambiar a un técnico. Gustavo Costas, conocedor del medio, no tiene disculpa y debe estar convencido de que los hinchas son exitistas, gústenos o no.

Creo que la perorata del presidente del club apareció para preparar a los hinchas del futuro. Pero los de ahora piensan y exigen otra cosa.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo