Por: Óscar Alarcón

Los candidatos y la tv

John Kennedy es una leyenda y por eso algunos se olvidan (o quieren olvidar) que salió elegido en unas elecciones reñidas y controvertidas frente a Richard Nixon, tanto como la de Trump e Hillary.

Tuvo la fortuna de tener carisma, algo que le hacía falta a su competidor quien, por el contrario, lo superaba en su trayectoria política que lo había llevado a ser vicepresidente del emblemático Dwight Eisenhower.

Kennedy y Nixon inauguraron los debates presidenciales en televisión. En el primero de ellos unos 70 millones de televidentes observaron a un Nixon sudoroso y cansado, consecuencia de una reciente enfermedad. En cambio, Kennedy estuvo sereno, imponente, haciendo gala de su buena presencia y de sus 43 años. Pero los resultados electorales no lo favorecieron originalmente. En la madrugada de ese miércoles se fue a dormir con pocas ilusiones, pero se despertó, horas después, al amanecer, con la noticia de haber sido elegido presidente. Habían ganado con Johnson, su vicepresidente, por un estrecho margen de solo 118.574 votos de un total de 68 millones. El amplio margen que obtuvo Kennedy en el colegio electoral de 303 contra 219 no reflejó el escaso margen que obtuvo en varios estados claves. El triunfo se lo dio Ilinois con una votación que quedó en entredicho debido a las acusaciones de fraude electoral que sindicaban al alcalde de Chicago, Richard Daley.

Este año los EE. UU. eligieron a un candidato, como Donald Trump, resultado de la televisión que paradójicamente perdió en los tres debates con Hillary Clinton. El hoy presidente electo, antes de pensar en la política, tomó parte anteriormente en un sin número de realities en donde se dio a conocer. No necesitó dársela de estadista para conquistar una aceptación que le dio la victoria. El pueblo norteamericano lo prefirió ante una opción que significaba el establecimiento y las formas tradicionales de hacer política. A Hillary no le sirvieron ni los votos ni los botox.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón

Belisario Betancur

“Ad hoc”: triste destino

La urraca y la paloma

Los primeros 100 días

El caso Arias