Por: Carolina Botero Cabrera

Los reclamos del Centro Democrático

Los posibles abusos de la Dirección Nacional de Inteligencia sorprenden al Centro Democrático aunque cuando gobernaban no hicieron mucho por implementar controles.

El caso de los “hackers” que supuestamente fueron parte de la campaña a la presidencia de Óscar Iván Zuluaga se revivió la semana pasada con las declaraciones del exdirector del CTI, Julián Quintana, en el proceso que lleva la Corte Suprema de Justicia contra el senador Álvaro Uribe por esos hechos. Los integrantes del Centro Democrático han afirmado categóricamente que esas declaraciones prueban que hubo un plan del gobierno de Santos para desprestigiar a Zuluaga.

Es lamentable que la Fiscalía se haya demorado tanto en investigar el caso, entre otras razones, porque aún no hay explicación confiable sobre lo que pasó. Sin embargo, llama la atención que hoy el Centro Democrático se sienta víctima de la misma falta de controles que perjudicó gravemente a jueces, periodistas, defensores de derechos humanos y políticos de oposición cuando Álvaro Uribe era presidente.

Aunque después del escándalo de las "chuzadas" del DAS la función de inteligencia se reestructuró, los controles que hoy existen son insuficientes. La Comisión Legal que debería vigilar las actividades de inteligencia, y que está integrada por congresistas, ni siquiera ha entrado a operar a pesar de los constantes escándalos que han salpicado a las autoridades. Además, hay otros poderes donde la intervención de un juez no está clara, como pasa con la retención de datos y el acceso a la geolocalización e identificación de la persona usuaria de telefonía celular.

El poder que supone la función de inteligencia amerita que las autoridades solo puedan actuar en el marco de normas claras y eficaces, con controles adecuados, sin importar la persona o grupo que las gobierne. Más allá de lo que haya pasado realmente en el caso Sepúlveda, el Centro Democrático se equivoca al pedir sólo consecuencias. La credibilidad y eficacia del sistema de inteligencia depende de que se controle su poder para evitar abusos, incluso contra quien, en su momento, lo creó y fortaleció.

Buscar columnista