Por: Columnista invitado

Los ‘tarjetazos’ de Plaza Mayor

Los directivos de la entidad que organiza eventos en Medellín hicieron millonarios pagos con tarjetas de crédito entre 2012 y 2015. Los gastos incluyen la compra de toallas, vajillas, tecnología y comidas gourmet.

Por: Juan Esteban Mejía

El uso de tarjetas de crédito para los empleados públicos está restringido en Colombia y no es algo nuevo. Desde 1998, el decreto nacional 1737 estableció medidas de austeridad y allí se lee claramente: “Está prohibida la utilización de recurso públicos para relaciones públicas para afiliación o pago de cuotas de servidores públicos a clubes sociales o para el otorgamiento y pago de tarjetas de crédito a dichos servidores (sic)”.

Pero no todo lo que dice en ese decreto se cumplió al pie de la letra en Medellín en los últimos años. Un ejemplo es lo que pasó en Plaza Mayor, una sociedad de economía mixta encargada de hacer ferias y eventos en la que tienen participación mayoritaria entidades públicas. El municipio de Medellín es dueño del 73 por ciento, el Instituto para el Desarrollo de Antioquia (IDEA) tiene el 5 por ciento y el departamento de Antioquia participa con el 4 por ciento. El resto de las acciones son de privados. (Vea aquí: Informe de Gestión de Plaza Mayor para el 2015)

Entre 2012 y 2015, en Plaza Mayor se hicieron millonarios gastos con tarjetas de crédito. La feria del ‘tarjetazo’ incluyó gastos como la compra de tres toallas de baño para la gerencia general y de dos vajillas de seis puestos para atender reuniones. Esas compras se hicieron cuando apenas empezaba aquel periodo, y ya entrados en gastos, vinieron viajes, suvenires, comilonas y francachelas.

Para el 2013, Plaza Mayor tenía cinco tarjetas de crédito de Bancolombia con cupos que sumaban 90 millones de pesos y tres con el Banco de Occidente que tenían una disponibilidad total de 540 millones. Esa plata era para que los directivos pagaran alimentación, transporte, viajes, gastos de representación, compras y hasta impuestos. (Vea aquí la Resolución 124 del 17 de mayo de 2013 y la Resolución 269 del 8 de octubre de 2013)

Los paladares satisfechos con ese dinero plástico eran variados y exquisitos. El 31 de junio de 2012, el almuerzo fue en Sancho Paisa, en la avenida Las Palmas, con el menú del día, carne molida, bandeja típica, pollo al carbón, guarapo casero, jugo de fresa en agua, claro con bocadillo y vaso de leche. Después, el 20 de septiembre, el plan fue una cena para dos en el restaurante Andrés DC, en plena zona rosa de Bogotá, con lomo al trapo y lomo al vino. El 13 de marzo de 2013, en el restaurante Chibchombia, los platos fueron arroz con albóndigas y ajiaco. El 8 de mayo del mismo año, el almuerzo fue con dip de alcachofas gratinadas, portobellos rellenos, pulpo rural, pescado crocante y bife de chorizo. El pago se hizo con un ‘tarjetazo’ que fue a dar a las cuentas de Petróleo Sangriento S.A.S. El 24 de septiembre de 2014, el menú fue arrocito wok, beef noodles y chicken noodle en Teriyaki Capital.

Aquellos funcionarios no solo tenían buen gusto para la comida, sino para la tecnología. En los extractos aparecen pagos de un IPAD para rifar en Maridaje, un reconocido evento que se hace en Medellín. También aparecen compras de cámara digital, microondas, greca, mouse Apple para la gerencia general, un televisor LED, tabletas y memoria USB Maxel de 32 gigas. Y hasta compraron detalles como suvenires para ministros y delegados de la OEA, un ramo fúnebre, mugs para posicionar la marca de Plaza Mayor, insumos para celebrar el Día de la Mujer y una torta de cumpleaños. Todo fue con cargo a la ‘credit card’.

Plaza Mayor, por ser una sociedad de economía mixta, tiene una figura jurídica igual a la de las empresas privadas, que guardan reserva de sus secretos industriales y comerciales. Esta condición suele ser interpretada como la posibilidad de gastar dinero público a escondidas. Por eso los recibos de gastos con tarjetas de crédito que se hicieron en Plaza Mayor no son de fácil acceso y fue necesaria una filtración para poder conocerlos. Ahora cualquiera puede acceder a ellos, clasificados por años en estos enlaces: 2012 , 2013 , 2014  y 2015

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

100 días son pocos para el cambio

El Acuerdo de París y el fracking

Fisca-líos

Cucurrucucú paloma