Por: Yohir Akerman

Manos sucias

El juez Federal de la Florida que maneja el caso de extradición del exministro Andrés Felipe Arias, dejó en claro en la audiencia del pasado 17 de noviembre que lo más seguro es que no apruebe la extradición al prófugo de la justicia colombiana.

No porque la Corte Federal esté convencida de que hay una persecución política en contra del exministro Arias. No. Todo lo contrario. Lo más probable es que no se de la extradición, según el juez John J. O‘Sullivan, porque el gobierno del presidente Juan Manuel Santos no suministró la documentación necesaria para verificar que el tratado de extradición es aplicable en este caso.

Me explico.

El abogado defensor del exministro Arias, David Oscar Markus, argumentó que el gobierno de Colombia no reconoce el tratado de extradición.

De acuerdo con la transcripción de la audiencia de ese día dijo: “su Señoría, la Fiscalía viene a la Corte diciendo que hay que extraditar a Arias de conformidad con el tratado, cuando Colombia no tiene las manos limpias. Ellos se niegan a enviar terroristas y miembros de las Farc aquí a Estados Unidos cuando nosotros los solicitamos en extradición. Así que para que Colombia entre y diga que hay un tratado vinculante cuando, de hecho, no están enviando la gente, creo que demuestra que tienen las manos sucias”. (Ver Transcripción de audiencia del 17 de noviembre - Página 16)

Varios casos contradicen al importante penalista. 

El 17 de noviembre, el mismo día que el abogado de Arias estaba diciendo ante la Corte Federal de la Florida que Colombia no tenía las manos limpias ya que no estaban enviando a los solicitados en extradición, fue extraditado desde Bogotá el narcotraficante mexicano Roberto Ponce-Rocha, conocido como “El licenciado”, quien será juzgado en la Corte del Distrito Sur de Nueva York. (Mexicano detenido en Colombia es extraditado)

Pero no solo ese. No.

El 30 de noviembre, 12 días después de la aseveración de las manos sucias del abogado Markus, el presidente Santos dejó en firme una resolución legal en la que aprobó la extradición del empresario panameño Nidal Ahmed Waked Hatum, detenido en Bogotá el 4 de mayo por fraude bancario.

También está el caso de los acusados José Dilber Muñoz Urbano y Leonardo Enrique Pineda Prencke, que fueron extraditados el 2 de diciembre a Estados Unidos. Estos últimos casos serán manejados, nada más ni nada menos, que por la misma Corte Federal de la Florida. (Ver Dos colombianos más extraditados a Miami)

Entonces, ¿por qué en el caso de Arias ese mismo tribunal está poniendo en duda la aplicabilidad del tratado de extradición entre Estados Unidos y Colombia?

La respuesta es que, según la defensa de Arias, en este caso “Colombia tomó la posición de que el tratado no está vigente. El Ministerio de Relaciones Exteriores dice que no está en efecto, el presidente Santos dice que no está en vigor, y el expresidente (Uribe) dice que no está en vigor”. (Transcripción de audiencia del 17 de noviembre - Páginas 13 y 14)

Y aunque el fiscal estadounidense encargado del caso, Robert J. Emery, trató de argumentar que el tratado sí estaba en firme para este caso, el juez O‘Sullivan le cuestionó: “¿por qué no presentaron algún documento del gobierno colombiano? Creo que si presentan algo, entonces ganarían este caso, pero si no lo presentan, creo que probablemente lo perderán. En otras palabras, si los representantes de Colombia hubieran venido aquí y dicho, sí, este tratado está en vigor, entonces, creo que estaría de acuerdo con la posición del señor Emery”. (Transcripción de audiencia del 17 de noviembre - Página 26)

Confuso.

Y por eso el Ministerio de Relaciones Exteriores tiene que responder por qué en este caso no dejó en claro que el tratado era aplicable. Mientras tanto queda claro que la suerte del exministro Arias cambió porque el gobierno actual de Colombia, por acción u omisión, dejó que cambiara.

Se desvirtúa completamente el argumento de la cacería en contra de Arias, ya que no se puede decir que el presidente Santos está en una persecución del exministro y a la vez asegurar que no se puede extraditar porque el gobierno de Santos no ha enviado la documentación adecuada para establecer que el tratado de extradición si es aplicable. Simplemente contradictorio.

@yohirakerman
[email protected]
 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Yohir Akerman

Memoria

La joya de Bogotá

Persecución

Otro probo

Las tareas del G3