Por: Enrique Aparicio

Martín tenía la razón

Katherina solo se preocupaba por dominar el pánico. Los pasillos oscuros del convento hacían más incierta la escapada.

Con 5 compañeras del convento, futuras ex monjas, estaba viviendo un momento de gran ansiedad. Su fe por la vida religiosa que llevaba no la convencía, ya era el momento de huir del convento donde a la fuerza era monja.  Los aires reformadores de Martín Lutero fueron su inspiración. Logró entrar en contacto con él, quien organizó la escapada con su amigo Koppe, un comerciante que vendía arenque al convento. Las seis monjas se escondieron entre los toneles de pescado y lograron su libertad. El castigo por este hecho era la pena de muerte en caso de que las descubrieran.

Katherina terminó casándose con  Lutero en abril de 1525, a los 26 años. Tuvieron 6 hijos de los cuales dos murieron a temprana edad.  El reformador con su matrimonio dió un paso trascendental frente a los curas, a quienes no les era permitido este vínculo. 

===

Esta nota se me ocurrió a raíz de unas declaraciones del Papa Francisco sobre el tema, pues este año se inicia la celebración del nacimiento del movimiento protestante y los  500 años de la publicación de las llamadas 95 tesis escritas por Martín Lutero. Francisco tuvo el coraje de decirlo cuando lo entrevistó el periódico la Civilita Cattolica. Dijo: “si leemos la historia vemos que la Iglesia no era un modelo a imitar: había corrupción, mundanismo, apego a la riqueza y al poder”.  Un escritor inglés de la universidad de Cambridge, el profesor Owen Chadwick, en el primer capítulo de su libro sobre la investigación de la Reforma dice en forma mas directa: “… muchos sacerdotes eran adúlteros, borrachos e ignorantes de las Sagradas Escrituras…” 

Desde que se oye hablar del protestantismo se menciona la venta de indulgencias. Estoy hablando de la información que recibe el ciudadano de a pie. Pero no le  cuentan que en la época de Lutero estaba el Papa Clemente VII -un Medici primo de otro Papa, León X, o sea todo quedaba entre familia- y como habían hecho muchos otros Papas, las donaciones de feligreses y los ingresos por impuestos en los territorios papales terminaban financiando poder, juergas y tiradas permanentemente. La consecuencia es que a la llegada de Lutero la Iglesia era un jolgorio mental y monumental.

Del caldo de religión y política nunca ha podido resultar algo positivo.  En general cada vez que cualquier religión se mete a gobernar crea los extremismos y en muchos casos el diálogo  deja de existir al ocurrir dentro de un marco religioso ya sea católico, protestante o islamita.

Si nos situamos en la época de Lutero, Carlos V se había auto nombrado “Defensor de la fe cristiana” y ello motivaba o justificaba en parte la expansión de sus territorios.  Pero el  líder del vasto Imperio Otomano, en este caso el sultán Solimán, hacía algo similar expandiendo la fe del Islam y sus territorios. En ambos casos a punta de espada y cañón.
Es claro que hubo discusiones de doctrina e interpretaciones de la Biblia, pero fue el desorden moral de los líderes cristianos que no supieron afrontar  como abandonar el hambre de poder y la vida muelle lo que dio pie para el cisma.

El mapa religioso cambió totalmente: Enrique VIII al no obtener el divorcio por parte del Papa, decidió nombrarse cabeza de la Iglesia Anglicana.  El protestantismo empezó a expandirse sin parar, como un tsunami religioso: en el norte, como en los Países Bajos, con Juan Calvino, en  Suiza con Ulrico Zuinglio y en Escocia con John Knox, entre los principales. 

Como siempre, aclaro que no soy religioso y pienso más en lo que había atrás en un periodo de la historia que los simples discursos de los líderes.  Según tengo entendido el protestantismo tiene  unos 700 millones de adeptos o más incluyendo sus diferentes ramas.  Sólo se me ocurre al leer todas estas historias, que seguramente ya no habrá mas cismas, pues el mas importante es el que está ocurriendo: las generaciones de gente y jóvenes que no creen en el dios inventado.  Un viejo benévolo con barba blanca quien finalmente después de leer un resumen sobre lo bueno o malo que has hecho en la vida, decide si te permite entrar al club de los favorecidos o te envía a algún suburbio de la gran la ciudad para que sufras y pagues no haber cumplido con lo que una religión te dijo que hicieras.

El cisma trajo como consecuencia que muchas propiedades de origen católico pasaran a ser protestantes, donde no se permiten imágenes.  El You Tube muestra dos ejemplos históricos de construcciones muy bellas que sufrieron este traspaso a las  que les tomé unos videos.  En ambos  casos llenas de historia.  La primera, la iglesia de San Pedro en la ciudad de Leiden, de donde partieron los famosos peregrinos para América en 1620, y la segunda en Róterdam, cuya historia es bastante curiosa.  Los nazis para obligar a Holanda a rendirse “aplanaron” a bombazo limpio buena parte de la ciudad  entre el puerto y zonas residenciales.  Esta iglesia quedó intacta mientras a su alrededor todo eran escombros.  Se llama la Iglesia de San Lorenzo.  Después del bombardeo Holanda no tuvo otra opción que rendirse y aceptar la ocupación.

You Tube

Que tenga un domingo amable.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Enrique Aparicio

El último capricho de la última emperatriz

El diablo no perdona

“Tú verás” y el loro

Las enseñanzas de un viejo

La gran farsa espiritual