Por: J. William Pearl

Mensaje

El éxito del proceso de paz está viéndose afectado por el No, que lidera el expresidente Uribe y está sustentado en algunas encuestas que le dan el favoritismo.

Este gobierno se la jugó abiertamente por el proceso y tiene que pasar el umbral  necesarios para que pase el Sí. Como están las cosas el No crecerá a tal punto que será muy difícil de atajar por parte de los votantes del Si, a menos que cambien de estrategia, pues la que tiene No está funcionando bien. ¿Cambiarán de estrategia los partidos, el gobierno y quienes apoyan en Si?

Existen diferentes encuestas en las cuales sale como ganador  el No por encima del el Sí. La de  la revista Semana y RCN (50-39) la de el periódico El Tiempo y La W (32,1-31,2). En otras gana el Sí,  la de Cifras y Conceptos muestra un (74-19). También está la del Centro Nacional de Consultoría y CM& (74-26). La manera en que se aplicaron estas encuestas fue diferente, lo que no permite compararlas.  Por los  resultados diversos, el gobierno está  muy asustado, pues pensaban que ganarían en todas las encuestas y no es así. El No  aprovechando  estos números  está haciendo una efectiva campaña de comunicaciones.

Para que este gobierno pueda ganar el referendo es necesario que se muestre claramente  cómo era la guerra con las FARC, pues el ser humano tiende a  olvidar las cosas malas y a recordar las buenas; para lo cual es fundamental lo que los votantes estén pensando, pues el conflicto es  percibido  como cosa del pasado. El gobierno se la está jugando por  mostrar cómo sería un país en paz. Son los medios de comunicación, es decir la televisión, la radio, la prensa  escrita y los portales de internet  quienes pueden mostrar cómo era la guerra con las FARC, los asaltos a los pueblos y la violencia que se vivió  por cerca de cincuenta años. La televisión puede mostrar imágenes de la guerra con las FARC cada día al abrir los noticieros, la radio puede retransmitir lo que  se vivía en dichas zonas y las afujías del conflicto armado, la prensa escrita puede mostrar imágenes de lo que era la violencia que se causaba. En internet pueden mostrar tanto videos como fotos. La mayoría de ciudadanos vivimos en  las ciudades,  si regresa la guerra solamente nos afectará en la medida en que viajar se convertirá en una acción que nos haría  temer en  un secuestro y naturalmente el crecimiento económico sería bastante más lento, afectando a todos por igual.

El gobierno puede hacer mucho sobre la tan anhelada inversión extranjera, pues no les queda nada difícil lograr que los posibles inversores vengan y adviertan que esperaran el resultado del plebiscito para saber si invierten o no lo hacen. Cuando manifiesten que ganando el Si invertirán en el país. Esto lo deben hacer a diario y divulgarlo por los diferentes medios, pues los ciudadanos necesitan que la economía mejore, que se tengan  y creen empleos para que las familias puedan progresar en el plano económico.  

Que no pase lo del Brexit, que los mayores votaron por salir y decidieron sobre el futuro de todos, incluyendo sus propios hijos,  quienes estarán condenados a vivir sin las mismas oportunidades de los países miembros de la comunidad. Aquí  si la decisión  es el No, se le negaría a las nuevas generaciones la oportunidad  de poder vivir en  un país sin conflicto, quienes se verían  afectados por no vivir en una nación en paz. Las personas que votan tienen que pensar que son sus hijos quienes vivirán en un país en guerra.  Es evidente que la  estrategia no está funcionando, no se puede hacer lo mismo y buscar un resultado diferente.  Así nunca podrán lograr que gane el  Sí.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de J. William Pearl

Midterms

Conflicto

Cirec

Desafíos

Claudia