Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 7 horas
Por: Columnista invitado

Mercados financieros, en busca de estabilidad

En 2015 asistimos a varios episodios de volatilidad financiera. Éstos no vinieron asociados, como se podía temer, a la subida de tasas de la Fed o los problemas en Europa. China y la caída imparable del precio del petróleo han sido los nuevos focos de inestabilidad, afectando todos los activos, particularmente los emergentes. Las fuertes salidas de capitales han arrastrado las bolsas, elevado las primas de riesgo y depreciado las divisas.

Tras un año 2015 convulso, ¿podrán los mercados recuperar cierta estabilidad en 2016? Si atendemos las perspectivas de las economías desarrolladas, así podría ser. La mejoría de la economía americana y la confianza en la sostenibilidad de la recuperación han animado a la Reserva Federal a subir las tasas. También en Europa las perspectivas son más favorables que hace un año. Algunos de los riesgos extremos, deflación o Grecia, se han desdibujado y el BCE ha demostrado su fuerte compromiso para apoyar la recuperación.

Pero la experiencia reciente nos enseña que los potenciales focos de inestabilidad son crecientemente multidimensionales. La mirada está puesta en China y el petróleo como potenciales desestabilizadores. Por no mencionar el riesgo geopolítico. Hoy por hoy persiste la incertidumbre sobre la economía asiática y, particularmente, sobre la política cambiaria. A pesar de la reciente incorporación de la divisa china a los DEG del FMI, la presión depreciatoria sobre el yuan sigue presente, según muestra la caída de reservas y las salidas de capitales. En el caso del crudo, el mercado sigue a la espera de que el precio encuentre suelo y muestre señales de estabilización; y los analistas debaten sobre la causa de la caída de precios, difícilmente achacable a la oferta como único factor explicativo. Esto será clave para los mercados emergentes. Las economías más expuestas a materias primas y a financiación externa, y con políticas menos ortodoxas, son candidatas a seguir más penalizadas.

Así, en 2016, la recuperación de las economías desarrolladas invita al optimismo, pero el reto de la gestión de las políticas, la aparición de nuevos focos de potencial inestabilidad y la mermada liquidez de los mercados invitan a la cautela.

* Economista jefe de la Unidad de Escenarios Financieros de BBVA Research.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado