Por: Antonio Casale

Mis favoritos

Van a comenzar los playoffs del fútbol colombiano. En diciembre, las finales tienen más sabor. No hay razón para explicarlo, pero es así. Es momento de apostar por los favoritos y, aunque los ocho estén parejos, hay pequeños detalles que pueden marcar diferencias.

Comencemos por el enfrentamiento entre Millonarios y Nacional. La vida les ha puesto a los azules una hermosa oportunidad de regalarles a sus hinchas una Navidad digna después de un año gris, viendo por TV a los verdes coronarse campeones de América, mientras que Millos gira sobre su propio eje sin poder ser acorde con su historia. Nacional, que le apuesta a ganarlo todo, tiene sus lentes puestos en el Mundial de Clubes. En teoría, esto puede jugar a favor de Millos. Que la serie se defina a favor de los bogotanos sería lo lógico, pero quedar eliminados a manos de la suplencia de Nacional sería un golpe en el corazón de los hinchas. Futbolísticamente, los verdes expresan la misma consistencia con todas las formaciones que propongan. Es un equipo equilibrado que aprovecha todos los espacios del campo para hacer daño. Millos, de la mano de Cocca, privilegia el ataque, pero sufre mucho sin la pelota. Los azules van por todo o nada y este tipo de juego suele terminar en la gloria o en pesadilla, sin término medio. Mi favorito es Millos.

En la llave que disputarán DIM y Santa Fe encontramos a los rojos de Medellín en una especie de valle. Ya lograron cosas importantes, como el título a mitad de año y la consecuente clasificación a Copa Libertadores. La continuidad de Leonel Álvarez está en tela de juicio hace rato y eso ha construido un ambiente enrarecido en una escuadra a la que parece habérsele acabado la sed de gloria. En cambio, Santa Fe tiene sed de revancha. Con las limitaciones de una nómina que no se armó como exigía la temporada para el vigente campeón de la Sudamericana, los rojos de Bogotá van de atrás hacia delante. Se defienden bien y, aunque no tienen alta efectividad en ataque, son más equilibrados. Mi favorito es Santa Fe.

La historia exige que el Cali pase ante el sorprendente Bucaramanga. Aunque los canarios no vendan fácil su eliminación, los azucareros cuentan con una nómina experimentada que en las últimas fechas sacó la casta y terminó segunda. Los verdes deberían inscribirse en las semifinales sin mayores sufrimientos.

De la llave entre chicos es difícil sacar un favorito. Tanto Patriotas como Tolima son altamente irregulares, pero en las grandes citas los de Ibagué han demostrado tener un poco más de jerarquía. Pronóstico reservado.

Parafraseando a Dante Panzeri: esto es fútbol, dinámica de lo impensado. Cualquier cosa puede pasar y en el juego de los supuestos todos tenemos derecho a argumentar. En opinión de este columnista, la estrella se quedará en Bogotá.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

Chau, Rusia

Balón de oro mundialista

Croacia sabe sufrir

Espejo ganador

Wimbledon, Mundial y TV