Por: Antonio Casale

Nadie lo odia

Las señoras me preguntan, con sentido maternal, por qué Zidane odia a James, los señores aseguran que uno no debe estar donde no lo quieren y Colombia siente que hay algo personal del entrenador del Madrid contra el colombiano. Después del partido del sábado ante Celta de Vigo, el entrenador aseguró que James no se va. Entonces, ¿por qué no es titular?

En el equipo no necesariamente juegan los mejores del momento. Zidane encontró en el sistema 4-3-3 (cuatro defensas, tres volantes y tres delanteros) el equilibrio que se había perdido y con ese esquema enderezó el camino de una temporada que pintaba para el olvido. James no es un volante con grandes capacidades de marca como para hacer parte del tres medular ni es un delantero neto como para ser parte del tres de arriba. James es media punta, su mejor versión fue en el Mundial, detrás de los delanteros, cerca del área, aprovechando el ancho del campo. En ese sentido puede ser funcional cuando los partidos ameriten cambiar el esquema, como sucedió el sábado o en la Supercopa, cuando ingresó a su posición natural. Mientras el 4-3-3 dé resultados, esas son las opciones del colombiano. Pero el fútbol es dinámico y en cualquier momento ese esquema puede cambiar. Lo importante en ese sentido es que cuando se le requiera pueda cumplir, como hasta ahora lo ha hecho.

Florentino Pérez, el presidente, tiene gran influencia en los entrenadores del Madrid y, aunque aseguran los allegados a la casa blanca que a Zidane es a quien más libre ha dejado para tomar decisiones en lo deportivo, hay dos puntos innegociables. El primero es que mientras Benzema, Bale y Cristiano estén en condiciones, deben ser titulares. Además de ser cracks, con ellos los objetivos de mercadeo están asegurados. El segundo es nuevo, pero no menor: la nueva estrategia es parar de contratar galácticos y promover a los jóvenes. Es así como repatriaron a Morata, jugador de la casa que estaba madurando en Italia. Marco Asensio, de 20 años, es un jugador de corte ofensivo, promesa del fútbol ibérico, que estaba dando sus primeros pasos en el Espanyol, donde estaba a préstamo porque su ficha pertenece desde 2014 al Real. El joven Asensio tiene olor a jugador de las fuerzas básicas, al igual que Lucas Vázquez, este sí formado en el equipo filial, el Castilla. A la gente le encanta la promoción de los jóvenes y la llegada de Zidane incluye, por fin, promocionar a los de la casa. Ellos también se suman a la carrera de obstáculos que el colombiano tendrá que superar.

Cuentan que Zidane fue claro con James, le dijo que de arranque no hay lugar para él en la titular. Rodríguez le dijo que lo acepta, que se va a encargar de ganarse el puesto. Al cucuteño le sobran talento y voluntad. Entonces no es que Zidane lo odie ni que James sea malo, es que la vida ni en el Real Madrid es fácil.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

Escoba nueva

Ni las monedas

Centroamericanos manitos

Fuera del radar

Fútbol sin VAR