Por: José Fernando Isaza

Negocios

Comprar caro y vender barato es un pésimo negocio, mucho peor cuando se trata de bienes públicos y las cifras son astronómicas.

Los contribuyentes exigen una clara explicación por la diferencia de US$442 millones entre el precio de compra y la venta de un paquete de acciones de TGI por la EEB. No es razonable que en tres años las acciones hayan duplicado su precio. La EEB recompró en US$842 millones lo que vendió antes en US$400 millones, afectando en esta forma el flujo de dividendos. La cifra es el 70 % de lo que se espera obtener enajenando el 20 % de las acciones del Distrito en la EEB. El plan estratégico de la EEB no puede depender de los vaivenes de la administración de turno. La venta o la búsqueda de un socio estratégico para la ETB puede ser conveniente, en el sector de telecomunicaciones las economías de escalas son decisivas. Lo extraño es que el vendedor en lugar de valorar el activo, durante un tiempo se dedicó a proclamar en los medios que la empresa tenía poco valor.

En la ultima edición de la revista Dinero se informa la venta por parte de Ecopetrol de Essentia, el nuevo nombre de Propilco. La información es alarmante: se dice que Ecopetrol espera obtener US$700 millones, pero calcula que el negocio cerrará entre US$400 y US$450 millones. En el año 2008 Ecopetrol compró Propilco por US$690 millones, pagó 16 veces el Ebitda. Como la planta se abastecía de materia prima importada, lo que representaba un riesgo para los dueños privados, Ecopetrol modificó el diseño de Reficar para hacer viable la operación de Propilco, invirtiendo cerca de US$200 millones adicionales. Esta decisión la toma el presidente de Reficar —era antes el de Propilco y conocía de los riesgos de la materia prima—. En los años 2009 y 2010 se expanden las plantas uno y dos en 50.000 toneladas año. La modificación del diseño de Reficar fue la cuota inicial que desencadenó la avalancha de sobrecostos que harían de la ampliación de Reficar el mayor descalabro financiero realizado en el país, los sobrecostos son similares a lo que se obtendrá con la reforma tributaria. Si los directivos de Ecopetrol consideraban en el 2008 que era estratégico comprar una planta que no tenía abastecimiento de materia prima local, ¿por qué hoy luego de cuantiosas inversiones consideran conveniente desinvertir y vender por menos de lo comprado a pesar de las inversiones que debieron hacer para garantizar el abastecimiento de materia prima?

Preocupa que se quiera minimizar el desastre financiero de Reficar con argumentos como el aumento del PIB industrial en 5,2 % que se obtuvo por la puesta en marcha. Esto es apenas obvio, se compara el período de la refinería funcionando con uno en el cual la antigua refinería se apagó para poder integrar a la nueva. Los resultados anunciados por la oficina de comunicaciones de Reficar más que satisfacción generan mayor incertidumbre. Afirma “logró exportar 20 millones de barriles por el valor de US$777 millones”. Esto quiere decir un promedio de US$38,85 por barril del producto exportado. El volumen de crudo para producir un barril de refinado es sensiblemente igual, es decir, se dejaron también de exportar cerca de 20 millones de barriles de crudo, cuyo precio promedio en el 2016 es de cerca de US$42. ¡Gran negocio!

Antes de reiniciar la feria de compras y ventas, es indispensable que se aclaren con precisión los interrogantes de las anteriores operaciones de compra-venta.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de José Fernando Isaza

Votación

Disuasión (II)

Disuasión (I)

Alucinante

Estrategia