Por: Carolina Botero Cabrera

No bastan tabletas para educar

MinTIC abrió una “convocatoria a proveedores” para “ser parte de la discusión que definirá las características técnicas de los equipos que se entregarán a sedes educativas, bibliotecas y casas de la cultura públicas, en el marco del Plan Vive Digital para la gente”.

Se trata realmente de un proceso de participación ciudadana que aunque no está cerrado a otros sí debería ser expresamente incluyente, mencionando a docentes, estudiantes, estudiosos, padres, funcionarios públicos, etcétera, que tienen mucho que decir. El proceso, además, no menciona fechas (hasta cuándo estará abierta, cuándo fue publicada, ni para cuándo ni cómo se analizarán los comentarios que invitan a dejar en la web) y no ofrece documentos completos para revisar (solo presentaciones tipo PowerPoint). Todos estos son errores usuales en este tipo de procesos.

Además hay otra debilidad: la falta de reflexión sobre para qué y dónde se usarán los equipos. Así lo afirma allí el Gimnasio los Arrayanes: “Todas esas dudas «técnicas» son irrelevantes, los niños en el aula podrían tener lo último en tecnología, pero si la infraestructura (por ejemplo Internet de gran velocidad) y la capacitación a docentes, no está. (sic) Los equipos serán obsoletos así sean comprados el día anterior. El sentido no está en los equipos, sino en la Planeación y Objetivo del uso de los mismos para favorecer el aprendizaje”. Y es que sin establecer las diferentes modalidades para su uso, ¿cómo podemos discutir qué necesitamos?

Por ejemplo, los requerimientos en una institución en Bogotá no son comparables con los de zonas remotas. Dentro del proyecto coKREA*, confirmamos deficiencias no solo de conectividad, también ausencia de recursos didácticos y de acompañamiento oficial para que los maestros usen los equipos que reciben y hemos visto cómo los propios docentes pueden aportar soluciones con la tecnología que tienen. Sin contexto sobre las necesidades pedagógicas de nuestros estudiantes y las situaciones concretas en que viven, este debate -inspirado más en lógicas de red social que en necesidades de construcción de política pública- no tendrá la profundidad que requiere la millonaria inversión que se avecina.

* Proyecto de Fundación Karisma donde trabajo.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Carolina Botero Cabrera

Modernización TIC desde las comunidades

Hablemos de libertad sexual en internet