Por: Felipe Zuleta Lleras

Nuevos gobernantes

Arranca el año con nuevos gobernadores y alcaldes. Muchos, al menos en teoría, son los departamentos y las ciudades que eligieron bien a sus mandatarios.

Otros menos, pues solo baste recordar que, de conformidad con las cifras que lleva la Fiscalía General de la Nación, hay 350 alcaldes nuevos que cuentan con investigaciones penales y varios gobernadores que tienen cuentas pendientes con la justicia. Muchos de ellos no podrán completar sus mandatos, lo cual es realmente lamentable, pues eso atrasa las regiones. Sin embargo, las cosas son así porque fueron los electores quienes, en ejercicio del derecho al voto, decidieron equivocadamente el futuro de sus regiones.

Debemos asumir también que en el 70 % de departamentos y municipios las cosas no pintan tan mal como parece. Hay casos como el de los nuevos alcaldes de Bucaramanga, Medellín, Barranquilla y Bogotá (por solo mencionar unos pocos) en donde los electores parecen haber hecho la elección correcta. Eso, claro está, solo se puede medir en la medida en que vayan transcurriendo las semanas y los meses.

En lo que tiene que ver con Barranquilla, pues es claro que Álex Char encuentra una ciudad en orden, con unos planes de desarrollo a largo plazo, con una clase dirigente comprometida y, además, conoce muy bien su ciudad.

Medellín ha escogido a Federico Gutiérrez, un joven que promete ser un buen alcalde a pesar de no estar totalmente de acuerdo con algunas de las cosas hechas por Aníbal Gaviria. Aún cuando Medellín tiene una tradición según la cual los nuevos alcaldes no llegan a destruir lo hecho por sus antecesores y suelen por lo general rodearse bien.

Bucaramanga y Cali con los burgomaestres salientes corrieron con buena suerte y seguramente así seguirá siendo con los recién posesionados. En lo que tiene que ver con Bogotá es claro que Peñalosa tiene por delante unos retos monumentales. Remontar 12 años de gobiernos de izquierda preservando lo poco bueno que hicieron y tratando de enmendar decisiones que atrasaron la ciudad. La ventaja es que Peñalosa conoce muy bien a Bogotá y, como se deduce de los nombres de las personas de las que se va a rodear, tiene un equipo inmejorable para lograr lo que parece imposible: sacar a la ciudad del hueco.

Merece especial atención el caso de Cartagena, una bellísima ciudad que ha corrido con mala suerte en lo que toca con sus alcaldes. Dionisio Vélez, el alcalde saliente, deja algunas obras. Muchas de ellas inconclusas. La ciudad antigua no está en buen estado y tiene problemas serísimos de alcantarillado. En Bocagrande se ven algunos avances. No muchos. Y todo parece indicar que las cosas no mejorarán, desafortunadamente. En lo que tiene que ver con la pobreza, los exalcaldes de Cartagena y sus concejales tienen una deuda inmensa.

Notícula. Resulta tremendo escuchar y leer a muchos economistas sostener que este año será muy difícil para Colombia. Ojalá sean ellos los equivocados y no el ministro de Hacienda, doctor Cárdenas.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras

El discurso de marras

Juan Manuel Santos en la historia

Preguntas al contralor general

Todos contra Duque

Ley de sometimiento y narcotráfico