Iván Duque es el nuevo presidente de Colombia: Marta Lucía Ramírez, su vicepresidenta

hace 4 horas
Por: Felipe Jánica

Ojo con los millennials

Mucho se habla del cambio generacional y su impacto en el mercado laboral.

Lo cierto del caso es que este mal, que pareciera endémico, tiene mucha más complejidad de la que aparenta. No sólo el mercado laboral se ve afectado, también la economía, sobre todo en el largo plazo.

Las opiniones sobre ambiente y estabilidad laboral han y seguirán dando mucho de qué hablar. Lo que realmente extraña es la superficialidad con la que se viene tratando. Me refiero no sólo a qué tanto se está haciendo para persuadir a una nueva generación llamada “milliennial” en relación con la estabilidad laboral sino cuál es el efecto real que tendrá en la economía en el mediano y largo plazo.

Lo primero es que en efecto el cambio generacional está afectando, de manera significativa, a las empresas. Es que lograr mantener una rotación de personal decente, realmente les está costando a las empresas. La razón de esto, en muchos casos concuerda en que las generaciones han cambiado y que por cuenta de los “millennials” es muy difícil mantener al menos un año a los nuevos profesionales.

Cualquier cantidad de estudios, la mayoría basados en encuestas, apuntan a que las prioridades de los “millennials” son diametralmente opuestas a las de las organizaciones tanto modernas como las de vieja data. Podría coincidir de manera preliminar con algunas de las conclusiones alcanzadas por los estudios, sobre todo en que los nuevos profesionales están buscando nuevas alternativas en las que se sientan más incluidos.

Así las cosas, lo que realmente está en discusión es cuál es la causa raíz para la generalización del porqué se aumenta la rotación de personal en las organizaciones.

Claramente no sólo es el cambio generacional sino lo que están haciendo las organizaciones para adaptarse a un nuevo entorno de negocios. Más allá del cambio de generaciones, una de las causas raíces de las altas rotaciones de personal se le puede atribuir a la ausencia de adaptabilidad de las organizaciones y a la falta de anticipación a los cambios del entorno.

La globalización y a los avances tecnológicos son unos de los principales motivadores al cambio en la forma de hacer negocios. Es que con un entorno donde la tecnología cada vez avanza más y de manera más rápida, los procesos de las compañías, e incluso su estrategia pareciera no tener la misma velocidad de respuesta.

Este es uno de los asuntos que las empresas deberían revisar de manera proactiva, es decir qué tanto y qué tan rápidos se adaptan a los cambios en el entorno de los negocios. Organizaciones con mayor capacidad de respuesta a estos cambios, logran con facilidad mantener a los “millennials” por más tiempo.

Por otro lado y de los que poco se ha hablado, es el impacto económico que conlleva el seguir alimentando la idea de que el causante de la rotación de personal recae solo en el cambio generacional y pareciera se convierte en un común denominador los “millennials”. Lo que es preocupante es que si la tendencia sigue como va, la economía podría tener una autodestrucción en el mediano y largo plazo. La hipótesis es que si los “millennialls” siguen con sus tendencias de trabajar menos tiempo, de cambiar de empleo en corto plazo, de no tener un empleo fijo sino “freelancear” (contrataciones para trabajos específicos y de muy corto plazo) ¿Quién se encargará del pago de las pensiones de los adultos del futuro incluso la de ellos mismos? Eso por un lado, por el otro el daño que le estamos haciendo a esta generación no depende de ellos sino de la capacidad de persuasión de quienes tenemos a cargo esta generación, pues no es solo un aspecto humano sino económico.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Jánica

Clientes felices

A valorar lo bueno

Tecnología o finanzas

La información es poder

Crítica o pensamiento crítico