Por: J. William Pearl

Peñalosa

La alcaldía de Peñalosa se ve afectada por la mala imagen que tiene el alcalde, pero es bueno recordar que en su primer mandato también la tenía al comienzo, las cifras de las encuestas y sondeos no lo favorecían y aun así insistía en gobernar como a él le parecía correcto.

En esta segunda alcaldía parece que la historia se repite en los bajos niveles de popularidad. ¿Será que como Santos, piensa que la popularidad es para gastarla?

Según el opinómetro en el año 1998 las cifras de Peñalosa no eran nada buenas, un sondeo   arrojaba  a  la pregunta “¿El alcalde Peñalosa  llena las expectativas que  generó cuando fue elegido? No 76,07% Si 18,48% NS-NR 5,45%. Hoy en día la firma Gallup, en la capital del país las personas opinan que un “55 por ciento de los consultados desaprueba la gestión del alcalde Peñalosa.  Por otro lado, un 35 por ciento aprueba el trabajo de Peñalosa en la Alcaldía.”  Existe una  desconexión  entre el Alcalde y los ciudadanos por la deficiente comunicación emanada de la alcaldía y que en gran parte le causan los pésimos indicadores que presenta. Puede hacer muchas obras y gestiones, pero si no comunica bien como lo ejecutará,  de poco le sirve a él y a los bogotanos.

La reserva Van der Hammen  presenta un problema enorme para que se construya  la avenida longitudinal (ALO),  Peñalosa puede hacerla a las malas y enfrentar a los ambientalistas y a los medios de comunicación, pero debe decir la razón por la  cual cree que es conveniente, explicar en qué  cantidad se estima que la contaminación  baje  y como se  aliviará el trancón. La pelea que tiene contra los vehículos,  a llegado a tal extremo que no es posible parquear incluso  en muchas calles de barrios poco transitados,  mientras que en  muchas grandes ciudades en algunas  vías con mucho tráfico se puede parquear entre a ciertas hora del día y  de la noche. Para dar la pelea contra el carro, se deben ofrecer  primero mejores opciones de transporte.

La calle del cartucho es un símbolo que además de un horror, era también un lugar a donde la policía temía entrar,  es imperativo  rehabilitar a sus frecuentes consumidores y acabar con las mafias y los llamados sayayines, quienes  ya no tendrán un lugar menos  donde delinquir.  Para que una ciudad progrese no pueden existir lugares vedados para la policía.  Bogotá se convirtió en un lugar muy poco amigable para sus habitantes y los factores son diversos, la falta de seguridad, el pesado tráfico de drogas entre otros problemas que es imperativo corregir para que los ciudadanos se sientan seguros. Peñalosa  tiene un plan de seguridad, entre ellos la lucha contra el micro tráfico, evitar al máximo su expendio cerca a los colegios. En los meses que lleva, ha tapado  3.000 huecos de los 7.000 que son prioridad. Se tomó la opción de hacer el metro elevado, lo cual lo hará más barato, más largo y se terminará más rápidamente  a un menor costo.

Así como la vez pasada logró sacar a Bogotá del hueco, ahora pretende hacer lo mismo, por el bien de los bogotanos, pues bastantes problemas enfrentamos como para tener inestabilidad si logran sacarlo de su cargo, como pretenden algunos (cosa que no veo). Al igual que Santos, Peñalosa parece creer que la popularidad es para gastarla, pero ojalá no se le vaya la mano y no pueda terminar  la alcaldía. Tiene que comunicarse mejor con los bogotanos para permanecer en el cargo.

Pd: De nada sirve hacer puentes en diferentes vías cuando lo que se busca es la rapidez en la movilidad,  en una  sola vía rápida servirían mucho más.

Buscar columnista

Últimas Columnas de J. William Pearl