Por: José Roberto Acosta

Peticiones para el 2017

Al comer las doce uvas de medianoche, no sobra pedir por algunos pendientes económicos que nos afectarán a todos.

Pedir para que las obras públicas de cuarta generación no se queden en maniobras financieras para disfrazar los antiguos anticipos bajo créditos con los dineros de Isagén, pero sólo para unos pocos privados, y pedir que el entramado de instituciones financieras, también públicas, como el Banco Agrario, la Financiera de Desarrollo Nacional y ahora Findeter, no se equivoquen con sus préstamos a contratistas, pues perjudicarían a sus accionistas, es decir, a todos los colombianos.

Pedir para que el Banco Agrario recupere los $120.000 millones que prestó a Odebrecht hace un año para la “preconstrucción” del enredado proyecto de navegabilidad del río Magdalena. Igualmente, pedir que Mario Huertas y la costarricense MECO honren sus deudas para que no le toque al Banco Agrario responder como su codeudor en $462.000 millones, mientras a los campesinos nunca los respalda de esa manera.

Pedir para que el Consejo de Estado tumbe por nulidad el decreto 1385 de 2015, que autorizó abusivos autopréstamos con los ahorros pensionales privados administrados por los dos grupos económicos más poderosos del país: Luis Carlos Sarmiento Angulo, por intermedio de Porvenir, y el Grupo Empresarial Antioqueño, por medio de Protección. Pedir que la Agencia Nacional de Infraestructura no se esté convirtiendo en un ministerio en la sombra de Vargas Lleras, favoreciendo a Odebrecht y recontratando a sus fichas burocráticas, como sucedió con el exdirector de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, después de “ser renunciado” por autorizar exploración petrolera cerca de Caño Cristales y otras irregularidades.

Pedir para que la deuda de $7 billones que tienen las EPS con hospitales y clínicas no termine socializándose mediante un salvataje al estilo de una crisis bancaria. Pedir para que el declive de la economía no deteriore la cartera del sistema financiero y que el crecimiento supere el 1 % para que el desempleo no aumente ante tanto disparate del Gobierno.

Pedir para que las universidades públicas no desaparezcan y terminen ahogadas por el cuestionable programa de Ser Pilo Paga, que, en últimas, es como el Fosyga del sistema educativo, donde las EPS beneficiadas son las universidades privadas. Y pedir más memoria a la ciudadanía para que la tumben menos. Feliz año.

@jrobertoacosta1

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de José Roberto Acosta

Carrasquilla violó regla fiscal

El suicidio tributario de Duque

El retiro de Carrasquilla

Los que ganan con Medimás

Victimarios de cuello blanco