Por: Santiago Villa

Por favor, hagan públicos los archivos de la HJCK

Con voluntad empresarial y política es posible abrir los archivos de la HJCK al público mediante una plataforma web, pero debemos ejercer acción ciudadana.

La HJCK convocó durante 50 años a las voces de intelectuales latinoamericanos y políticos colombianos del siglo XX. Fruto de esta labor es el legado material más importante de Álvaro Castaño, el fundador de la principal emisora cultural privada de Colombia: 3.746 archivos de audio.

Entrevistas con Jorge Luis Borges, Gabriel García Márquez, Jorge Gaitán Durán, Álvaro Mutis, Miguel Ángel Asturias, Jorge Zalamea, Lucho Bermúdez, Rafael Puyana, Marta Traba; documentos históricos como la denuncia pública de Alberto Lleras a la censura de prensa impuesta por el general Gustavo Rojas Pinilla, las discusiones en el Congreso en torno a la reforma constitucional de 1957, un poderoso discurso de Jorge Eliécer Gaitán, en fin, todo esto y mucho más está digitalizado y podría hacerse público de haber la suficiente voluntad empresarial y política.

En mi columna pasada solicité a David Luna, Ministro de las Tecnologías de la Información y Comunicaciones, que hiciera públicos en una plataforma web los archivos que la HJCK había donado a RTVC. A las pocas horas de salir la columna, Catalina Ceballos, subgerente de radio de RTVC, me contactó para hacer algunas aclaraciones.

Ceballos explicó que Radio Nacional de Colombia y la Fonoteca de RTVC habían publicado en su portal, www.senalmamoria.co, fragmentos de estos archivos. Lo hicieron como parte de programas de radio diseñados por su equipo. Recomiendo al lector que los escuche.

Esto es un valioso aporte y un excelente uso de los archivos de la HJCK, pero la propuesta que hice en la columna pasada, basada también en conversaciones que hace unos diez años tuve con Álvaro Castaño, Rodrigo -su hijo-, Patricia -su sobrina-, y otros miembros de su familia, era crear una plataforma digital para que el público pudiera consultar directamente los programas, en bruto, y que estas series radiales fuesen un abrebocas para un archivo mucho más completo, mucho más ambicioso.

Ustedes no alcanzan a imaginar lo que tienen esos archivos. Ahora bien, su inmenso valor histórico y cultural es quizás inversamente proporcional a su valor comercial. Y aquí es donde entra a jugar Caracol Televisión, propietaria final de los derechos sobre estos archivos.

Según lo que me dijo Ceballos, cuando Caracol compró la frecuencia radial de la HJCK, adquirió también los derechos sobre los archivos de la emisora. Los archivos  que tiene RTVC no son una donación, como equivocadamente dije en mi columna anterior, sino una autorización para utilizar sus archivos en productos de divulgación.

Gracias a esta conversación comprendí que para hacer este archivo posible nosotros, los ciudadanos, tendremos que poner nuestro grano de arena. En definitiva, se trata de hacer ruido, y de invitar a Caracol Televisión y al Ministerio a ir un paso más allá. Que se propongan, por favor, crear un archivo de consulta pública, que pueda ser utilizado por académicos, investigadores o cualquier ciudadano interesado en la cultura.

Así que muy respetuosamente solicito al señor Gonzalo Córdoba Mallarino, presidente de Caracol Televisión, y de este mismo diario, así como a la junta directiva de esta empresa, que considere autorizar el uso de los archivos de la HJCK a terceros, de forma pública y gratuita. Si no es esta figura, que se diseñe otra para permitir a RTVC facilitar a terceros la consulta de los archivos en bruto. Este es el primer paso.

El segundo es que el señor ministro David Luna dedique un presupuesto para la creación de una plataforma web a través de la que se pueda consultar este archivo sonoro, buena parte del cual ya está digitalizado en mp3.

Si no me equivoco, y alguien habrá de aclarar los detalles, es así de sencillo. Bien podría llamarse el "Archivo Sonoro Álvaro Castaño Castillo". Sería el mejor homenaje posible a quien dedicó su vida a la cultura desde la radio. Un homenaje al servicio de todos los colombianos.


Twitter: @santiagovillach

Buscar columnista