Por: Juan Manuel Ospina

Por fin terminó el 2016

En esta última columna del año, quiero destacar las complejidades pero también las posibilidades que se han ido acumulando en los últimos tiempos, especialmente en el año que termina, tanto en la escena nacional como en la internacional, y que nos permite augurar un 2017 intenso y bien complejo, durante el cual posiblemente se marcarán rumbos que tendrán repercusiones en los años venideros.

Estamos en medio de una gran crisis, que inclusive  algunos  han caracterizado de civilización, frente a la cual todos en nuestra condición de seres humanos y de ciudadanos, tenemos la necesidad, diría que la obligación de  no desentendernos de lo que sucede, y de hacer el esfuerzo por comprender ésta realidad, yendo más allá de los  discursos distorsionadores que se han literalmente tomado a  la  mayoría de los medios de comunicación, constituyéndose en  un verdadero cáncer para las redes sociales.

Digo lo anterior, porque  estas  semanas de finales y comienzos de año son propicias para  hacer balances individuales de realizaciones y sobre todo, de perspectivas de futuro. Es la oportunidad de  ponerle sordina a tanta algarabía exterior, y buscar oír  esa voz interior que todos tenemos, hoy silenciada por ese estéril bullicio. Es a ella a la que debemos atender finalmente.

Me atrevo a sugerirles queridos lectores, dos documentos cortos que podrían serles útiles  para reflexionar libre y serenamente sobre nuestra realidad y su devenir, cuyo eje pasa por el tema de la paz, de la cual se ha hablado en una y otra dirección hasta el abuso. Confío en que les ayude  a despejar  la mente, y a encontrar  nuevos horizontes de análisis, que trasciendan los asfixiantes y estériles límites impuestos por  esa lucha de perros y gatos entre los supuestos amigos y enemigos de la paz colombiana. Son ellos: “El día de la ciudadanía”, un ensayo publicado por William Ospina el pasado 17 de Diciembre  en El Espectador; y “En 2016 se firmó el Acuerdo de paz, ¿se cumplirá en 2017?” de  Jorge Giraldo Ramírez, decano de la Escuela de Humanidades de  EAFIT, en el portal Razón Pública.
No me  resta sino  desearles  una feliz navidad y muchas energías para enfrentar los desafíos del  2017.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Manuel Ospina

Duque y la paz

Santos le abre caminos a Duque

A Bogotá no se la polariza

Duque: la gran apuesta o la gran frustración