Por: Columnista invitado

Por un predial más equitativo

La iniciativa que acaba de aprobar en primera instancia el Concejo de Bogotá busca recuperar la esencia del impuesto predial, como un gravamen justo y equitativo para una ciudad que lo necesita. La propuesta en blanco y negro.

Por Beatriz Elena Arbeláez Martínez*

El proyecto de Acuerdo de Simplificación Tributaria que está próximo a ser debatido por la plenaria del Concejo ha sido producto de un minucioso análisis técnico de especialistas. Y no era para menos, pues la actual Administración se propuso con esta iniciativa devolver su lugar, entre otros, al impuesto predial y demostrar que puede ser justo y equitativo, sin poner en riesgo las finanzas ni el desarrollo de la Capital.

De hecho, con el ajuste propuesto, estamos hablando de más de un millón de predios beneficiados, si se tiene en cuenta que la iniciativa de la Administración Distrital no busca aumentar el recaudo, sino simplificar y hacer más fácil y sencillo el pago de impuestos a los ciudadanos, a través de mecanismos que garanticen los recursos que se necesitan para la inversión en obras y proyectos positivos para Bogotá.

La propuesta elimina los estratos para el cálculo de la tarifa y aumenta los rangos de avalúo para la liquidación del impuesto, haciéndolo más progresivo. Es decir, los predios de mayor valor pagan más y los de menor valor, menos. Estos rangos se ajustarán anualmente en el porcentaje correspondiente a la variación a junio del Índice de Precios de Vivienda Nueva (IPVN) del DANE, sin descuidar a la población más vulnerable. Los estratos 1, 2 y 3 con viviendas avaluadas hoy en menos de $93’076.000 (135 SMLMV) tendrán -con la iniciativa- un régimen especial, gracias al cual bajarán sus tarifas del 2 y 6 por mil, al 1 y 4 por mil.

Los beneficios de un impuesto progresivo como el que plantea la iniciativa son muchos, pues además propone reducir los actuales aumentos de hasta 65 % cada año, a un máximo del 20 % del impuesto del año anterior para los predios residenciales; 25 % para los no residenciales y 10 % para viviendas de estratos 1 y 2 con avalúos inferiores a 135 salarios mínimos legales mensuales vigentes.

El texto aprobado por la Comisión incluye las propuestas de los concejales de las bancadas de la coalición, relacionadas con un incremento máximo del 15 % para las viviendas cuyo avalúo catastral sea hasta de 335 salarios mínimos (cerca de $ 231 millones), y del 18 % si el avalúo está entre 335 y 450 salarios mínimos (un poco más de $310 millones de 2016).

La propuesta que pasa a segunda instancia es producto de un trabajo conjunto, que sólo busca el beneficio común de la ciudad. El recaudo no aumenta, y aunque se mantiene, lo que pretende es redistribuirlo mejor, favoreciendo siempre a los propietarios de menores ingresos.

En esa medida, el proyecto también propone la creación de un sistema de pago por cuotas, que les permitirá a los contribuyentes que así lo prefieran pagar su impuesto predial a plazos y sin intereses, una opción favorable al bolsillo de quienes ven en el impuesto un golpe duro a su flujo natural de caja.

La Administración acogió además las propuestas relacionadas con mantener los incentivos para el pago de los contribuyentes más puntuales, y sumado al 10% de descuento por pronto pago, otorgarles un 3% adicional para quienes lo hagan por medios virtuales.

En esencia, es un esquema tributario que ya no tiene en cuenta el estrato donde estén ubicados los inmuebles, sino únicamente su valor catastral; que cuesta menos para el contribuyente más cumplido y que no cuesta más para el que prefiera diferir en cuotas sus pagos; que favorece a las empresas medianas y pequeñas con la declaración y pago anual del impuesto de industria y comercio (ICA); que protege explícitamente a los estratos 1, 2 y 3 de la población, y que, en síntesis, le permite a la ciudad contar con un sistema mucho más equitativo y progresivo a la hora de pagar sus impuestos.

*Secretaria de Hacienda Distrital.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado