Por: Don Popo

Qué guayabito / Nuevo acuerdo de paz

Hoy no sé si mi guayabo es por la rumba de todo el puente o es una resaca colectiva por el nuevo documento de los Acuerdos de Paz.

Resaca deben tener los que no se leyeron el primer documento y ahora les toca leerlo dos veces para entender lo que se modificó. El que no quiere caldo… (¿?)

Resaca la de toda la población LGBTI, los simpatizantes y solidarios de su lucha, pues les rayaron la cara; los excluyeron del Acuerdo sin vergüenza alguna. En todo el documente se ve esto: personas con orientación sexual e identidad de género diversa... LGBTI. Tachados de la salud, la vivienda, de los mecanismos de participación, del derecho al agro, de la economía solidaria, de la participación política, y de las garantías para la justicia, la seguridad y la protección. Les faltó dejar estipulado que debíamos echarlos a la hoguera en la plaza pública. Yo les recomendaría  montar una guerrilla para que negocien un nuevo acuerdo que los incluya. Es la única forma que existe en este país...

Resaca y media debemos tener todo los chocoanos. Pues en letra pequeña sobre el agro dice: "bla, bla, bla... pero no se tocará la propiedad privada". La ideíta esa de expropiar a Uribe de las tierras que tiene en el Chocó, por las que atravesaría la carretera de Quibdó al mar, habrá  que pasarla con limón y sal.

Y continúa diciendo sobre el agro: "No se limitarán las semillas". Guayabo de chicha de semillas transgénicas que deben tener los naturalistas. Los Acuerdos no podían dejar a los pobres empresarios sin futuro...

Y grande, grande, grande deben tener la cabeza los de las Farc, por la disminución significativa de los recursos para la financiación de su actividad político-electoral; y porque no podrán acceder a las curules para organizaciones sociales; y porque también los sacaron de la Comisión de Seguridad para desmantelar los grupos paramilitares y sus financiadores. Además, deben estar pálidos sus miembros de las células urbanas que querían pasar de agache, que aunque no hayan usado arma más allá que la lengua, deben ser reportados plenamente: con nombre completo, cédula, dirección y teléfono. Todos fichados (Ojalá no hagan plebiscito para este nuevo Acuerdo pues seguro estos últimos saldrían a votar "No").

Y las Víctimas... También deben estar con la cabeza grande con la adenda al aparte de Verdad: “El deber de aportar verdad no implica el aceptar responsabilidad", es decir, ¿"Júzguenme por todo de manera especial, para no ir a la cárcel, pero no acepto responsabilidad”, "Sí, lo desplacé y robé sus tierras, lo masacré y desaparecí… y yo les di plata para hacerlo; pero, soy sincero, no soy responsable...”?

Y en letra casi invisible, en tono modesto e “inofensivo”, no podía faltar el caballito de Troya de Ordoñez: el "enfoque diferencial religioso". Los religiosos  al mismo nivel que los grupos étnicos, población en condición de discapacidad, las víctimas. Y solo aquí sí aceptan la existencia y se ponen al nivel de los grupos LGBTI -seguro no gratis–: van tras las curules especiales, programas, proyectos, subsidios, y etc. Pero, ¿luego los religiosos en el país no son la mayoría? ¿No son los que tiene poder económico y político, y excepción de impuestos? ¡Qué sin vergüenzas!

Ni para qué seguir leyendo este nuevo Acuerdo de "Paz". Mejor dicho, nada mejor pa’ esta resaca que la medicina popular: emborrachémonos otra vez, viendo el partido de Colombia vs Argentina, así nos embrutecemos más y se nos pasa este guayabito...

Buscar columnista