Por: José Roberto Acosta

¿Quiénes pagan más impuestos?

Es falso decir que la carga tributaria sobre los ingresos o rentas de capital, que legítimamente ganan los empresarios, es casi del triple en relación con la carga de impuestos que recae sobre los ingresos de los trabajadores formales.

Mientras a las empresas se les cobra impuestos sobre su utilidad o excedente, logrado después de restar los gastos y costos para lograrlo, al trabajador se le cobra sobre sus “ventas brutas”, equivalentes a su salario o precio de venta de sus horas de vida entregadas a un tercero, pero sin poder deducir los costos en los que incurre para hacer atractivo su único producto de venta o mano de obra, tales como costos de estudio, ropa, transporte y alimentación fuera de casa. Entonces, mientras que al empresario se le quita sólo parte de su ganancia, al trabajador se le quita parte de su ingreso total o venta bruta, sin importar si al final le quedó algo para ahorrar o necesitó endeudarse.

De cada $100 de impuestos que recauda el Estado colombiano, $40 provienen de renta; $40, de IVA y $20, de otros gravámenes, como prediales y vehículos. Entonces, cuando los defensores de la reforma tributaria alegan que únicamente 3.000 empresas aportan el 60 % del impuesto de renta, callan que lo hacen dejando meritorias y cuantiosos dividendos totalmente libres de impuestos a sus accionistas, mientras que los trabajadores sí aportan el 100 % del recaudo total del IVA como consumidores finales, les alcance o no su salario.

Esto lo ratifica, técnicamente, el reciente Documento n.° 75, del Centro de Investigaciones para el Desarrollo, de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional y publicitado por Fedesarrollo, que estima que, en 2014, la tarifa efectiva para el agregado de renta e IVA, que recae como impuestos sobre los ingresos de capital, ascendía al 21,7 % sobre utilidades, frente al 21,3 % que los trabajadores formales entregan de su sueldo al Gobierno, desmintiendo a quienes, sin sustento estadístico alguno, afirman que en Colombia las empresas entregan al Estado el 70 % de sus utilidades.

Y lo anterior sin contar con el impuesto inflacionario, que resulta bajo para los dueños del capital, pues sus máquinas y propiedades no pierden valor, como sí sucede con el sueldo del trabajador. Inequitativa chalequeada a la clase media. Así que ¿“al caído caerle”, señor ministro?

@jrobertoacosta1

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de José Roberto Acosta

¿Un fiscal con aval para mentir?

Carrasquilla violó regla fiscal

El suicidio tributario de Duque

El retiro de Carrasquilla

Los que ganan con Medimás