Por: Columnista invitado

Restaurante Matiz

El chef Arnau, una persona cálida y de buen corazón, describe su cocina como mediterránea modernizada. La carta preserva algunos de los mejores platos del anterior chef, como las empanaditas del pino rellenas de asado de tira angus y olivas kalamata.

La llegada de este nuevo chef catalán en reemplazo del chef chileno anterior generaba curiosidad y decidimos visitar este restaurante que ha gozado siempre de buena cocina. Este día, en una mesa a un costado, había un grupo grande de turistas de Indonesia, y en otro costado, un grupo de asiduos clientes capitalinos. La afluencia de extranjeros ha sido habitual en este restaurante.

Para abrir el apetito, una serie de microplatillos que bien cumplen su propósito. Puré de berenjena asada, un tartarsito de camarón y ghiozas crocantes de setas, con una salsa de reducción de vino tinto.

Probamos el tartar de gambas sobre una sopa fría de tomates. La gamba cruda al natural con una salsita suave de acento chimichurri, con pimienta rosa, oliva y cítrico. Verdaderamente estupenda esta entrada.

Un plato interesante: las muelas de cangrejo king crab de Alaska, de unos 40 cm de largo, acompañado con mantequilla al ajo, vino blanco y chiles, sobre pasta vermicelli artesanal. Para un mayor deleite visual, se puede pedir que sea servido en su propia caparazón roja y blanca. Una excelente alternativa para una comida blanca suave, además de estéticamente muy bella.

El aplauso fuerte se lo merece el rack de cordero, con crema y cubitos de ahuyama: absolutamente espectacular. Servido sobre un chicharrón del mismo animal y con sólo diez segundos en aceite. La carne en su mejor punto, tierna, de color rojo intenso y de sabor gustosísimo.

Un acompañamiento que se merece todos los honores es el puré de zanahoria y ají amarillo, la salsa india jhal muri y pico de gallo, sin mucho pico, afortunadamente. Estupendo y para saborear con lentitud.

Un postre de sal, el arequipe de zanahoria, una estupenda y curiosa creación. Un servicio a la mesa muy profesional, conocedor y amable, y sin llegar a ser invasivo.

 

Calificación CLAP de calidad-local-atención-precio: excelente.Dirección: calle 95 Nº 11A-17, Bogotá. Teléfono: 520 2003. Email: [email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

Refugio: una lotería para pocos en Colombia

Turismo sostenible, alternativa para el Amazonas

El antropoceno en Colombia