Por: Jorge Gómez Pinilla

Santander: ganaron Didier, el voto de opinión y Serpa

El triunfo de Didier Tavera a la gobernación de Santander y el sorprendente segundo lugar del independiente Leonidas Gómez tienen de positivo que mandaron al tercer y cuarto puestos a los ominosos candidatos de la familia Aguilar, Holger Díaz y Carlos Fernando Sánchez.

Si se hubieran unido habrían derrotado al candidato liberal con una diferencia de 77.000 votos (388.786 contra 311.478), pero cometieron el fiasco de anunciar el postre cuando todavía no había cuajado, y al permanecer divididos le abrieron las puertas a la esperanza de un Santander mejor. Y esto último sí cuajó.

En columna anterior –pensando con el deseo- me atreví a pronosticar que el hijo del coronel se encargaría de atajar a su propio padre, y hoy elevo una acción de gracias a san Richard por todos los favores recibidos. (Ver columna anterior).

Bien llamativo observar que Leonidas le ganó a Didier en los cuatro municipios del área metropolitana de Bucaramanga (181.946 votos contra 120.904), o sea que si hubiera dispuesto de más tiempo y plata para hacerse conocer en pueblos y veredas, el voto de opinión habría ganado en todo Santander de modo aleccionador, sumado al triunfo de Rodolfo Hernández en Bucaramanga. Hoy Gómez se avizora como el próximo gobernador de Santander, y desde ya es el jefe ‘natural’ de la oposición al mandatario entrante. Esto es sano para la democracia, porque le corresponde a un digno rival vigilar la buena marcha de la administración liberal.

Otro aspecto que no se puede soslayar es -duélale a quien le duela- la forma tan hábil como Horacio Serpa ­logró arrebatarle el poder a la familia Aguilar luego de la derrota sufrida hace cuatro años, mediante una jugada de corte ajedrecístico, al mejor estilo Karpov. Esta consistió en acercarse a quien lo derrotó y relacionarlo con Juan Manuel Santos, y luego conseguir su apoyo a la reelección del presidente, lo cual a su vez permitió que el candidato de Richard recibiera el aval del partido de Santos (La U), y que este a continuación le reservara un ministerio en contraprestación al apoyo recibido… hasta tenerlo tan comprometido que cuando le pintaron pajaritos de oro desde las toldas de su padre, ya era más santista que amoroso hijo.

Parte de la jugada de Serpa consistió en ‘conquistar’ para su causa al mismo candidato que había derrotado ocho años atrás. Ahí fue cuando debió convencerse de que solo con Didier sería posible recuperar el poder perdido, basado en la fórmula matemática infalible según la cual 1+1=2. Esto le representó el desprecio de su amigo de infancia Alejandro Galvis, dueño y director de Vanguardia Liberal, un medio donde a partir de tan deplorable ruptura no se volvió a ver el nombre de Horacio Serpa, ni impreso ni pronunciado. Ahora bien, ante el triunfo ‘liberal’ de este domingo lo recomendable sería que se den las condiciones para sanar las heridas y renovar los lazos de una amistad que se remonta a las aulas escolares.

En lo que a Didier respecta, es obvio que el pasado narco de su padre, asesinado por fuerzas no del todo claras, le representó una carga negativa muy pesada en la campaña. Pero su gran mérito fue haber superado tan difícil escollo y demostrado (así parece) que no tiene ninguna cuenta pendiente con la justicia. Tavera alega que a él le armaron un proceso judicial con falsos testigos para tratar de abortar su candidatura, y habrá que creerle mientras los tribunales no se pronuncien en sentido contrario, máxime cuando ya sobre el terreno estratégico, logístico y ‘carismático’ era el único en condición real de derrotar al militar de autos. De ahí precisamente se desprende el lado pragmático de Serpa, al aliarse con la carta ganadora, que muchos se niegan a entender pero que en últimas resultó más benéfico que dañino para el departamento.

El ganador indiscutible de la jornada fue el voto de opinión, que al lado de Leonidas hizo dupla con la sorpresiva alcaldía de Bucaramanga conquistada a pulso limpio por el ‘veterano’ Rodolfo Hernández, a quien ninguna encuesta daba como ganador, casi todas lo ponían de cuarto y solo una del Centro Nacional de Consultoría ubicó de segundo, detrás de Carlos Ibáñez, cuya derrota podría entenderse como el principio del fin de las hegemonías políticas, siempre y cuando Hernández logre hacer una buena alcaldía.

Gómez y Hernández tuvieron en común un mensaje de lucha contra la corrupción que terminó calando y reavivó ese espíritu de rebeldía impreso en los corazones santandereanos desde la revolución de los Comuneros, punto de partida para la Independencia del yugo español.

Ahora a Didier le corresponderá demostrar que la corrupción administrativa era con otros y no con él, pues solo así se confirmaría que han comenzado a soplar nuevos vientos para Santander, en cuyo caso pudiera reeditarse dentro de cuatro años una muy atractiva contienda entre el empresario Leonidas Gómez y el liberalismo que hoy representa el gobernador elegido.

DE REMATE: El perdedor indiscutible de la jornada fue Álvaro Uribe Vélez y su partido Centro Democrático, compuesto en su dirigencia por lacayos y en su inmensa mayoría por ignorantes y equivocados de buena fe. Como dije en columna reciente, que espero resulte también premonitoria, “la paz los aniquila”.

@Jorgomezpinilla

http://jorgegomezpinilla.blogspot.com.co/

595508

2015-10-27T21:00:50-05:00

column

2015-10-27T21:05:08-05:00

ee-admin

none

Santander: ganaron Didier, el voto de opinión y Serpa

54

6810

6864

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Jorge Gómez Pinilla

En Colombia, ser pillo paga

La “bodega” uribista de Claudia López