Por: Antonio Casale

Se buscan laterales

Más allá de los resultados de la selección, es urgente buscar soluciones para puestos en los que hay oportunidades de mejorar en pro de lo colectivo. Total, con tan poco tiempo para trabajar, los representativos de mayores de los distintos países terminan casi siempre entregados a lo que sus individualidades puedan aportarles.

A la selección de Colombia le urge buscar laterales capaces de cumplir con la doble función. Santiago Arias y Farid Díaz cumplen con uno de los dos requisitos que se les exigen a los laterales modernos, el de marca. Sin embargo, tienen dificultades a la hora de cumplir con el otro 50 %, la proyección al ataque. Arias se asocia bien, pero pocas veces gana en velocidad por la banda para levantar el centro o buscar opciones ofensivas a través de ese hecho y en esa materia el fútbol de hoy exige tener habilidades. Lo propio sucede por izquierda con Díaz que se, proyecta incluso un poco menos que su compañero de la derecha. Para Arias no hay un claro alternante, mientras que Fabra, el sustituto de Díaz, es todo lo contrario, se proyecta muy bien, pero tiene dificultades de marca.

En las otras posiciones Colombia cuenta con distintas variantes y una buena cantidad de nombres para cumplir con un buen papel, pero es imposible pensar en un equipo contundente en materia ofensiva si no se puede contar con hacerlo también por las bandas. La gran diferencia entre este equipo y el del Mundial de Brasil es que se perdió la salida que la selección tenía con Zúñiga por derecha y Armero por izquierda. Es por eso que el ataque del equipo de todos hoy es predecible y le cuesta cuando tiene que tomar la iniciativa.

Entonces hay que buscar laterales y esa debe ser una labor que incluya a los seleccionadores de las categorías juveniles y por gestión de ellos a las divisiones menores de los clubes. Es urgente emitir una circular con el decálogo de formación de un buen lateral para que entre todos se propongan formarlos. Hasta hoy la consigna, desde el potrero hasta el equipo profesional, es que de lateral termina el delantero que no tiene gol, o el central que no va bien al juego aéreo o cualquier otro jugador que no termine de cuajar en otra posición pero que sea veloz, pero ese puesto requiere de más habilidades. En otras palabras, el lateral es normalmente escogido por descartes.

El puesto de lateral es cada vez más importante, es por eso que se necesita una estrategia para encontrar cuatro que puedan suplir el hueco dejado por Zúñiga y Armero hace ya más de dos años. Arias y Díaz son buenos, pero se necesita más para volver a pensar en grande.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale