Por: Yohir Akerman

Springer Von Schwarzenberg SAS

Con la reaparición de Natalia Springer en los medios para hacer una defensa de sus consultorías, vale la pena hacer una cronología de su empresa.

Todo empezó el 3 de junio de 2011 cuando Natalia María Springer constituyó Springer Von Schwarzenberg Consulting Services S.A.S. en la que se nombró gerente y representante legal.

Según su Certificado de Existencia y Representación Legal, Springer Von Schwarzenberg se dedica a programas de apoyo en gestión pública y de pronto por eso la compañía ha sido súper exitosa contratando con el Estado.

Entre 2011 y 2015 la empresa firmó siete contratos por $7.277.572.800 pesos, no sólo con la Fiscalía en temas de conflicto o justicia transicional. No. La consultora también ha sido contratada para distintas tareas por el Ministerio de Vivienda, el Fondo Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres y la Alcaldía de Valledupar.

De todo un poquito.

El primer contrato que se ganó Springer fue por $38.280.000 pesos con el Fondo Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres con el objetivo de dar una consultoría para la efectiva ejecución en las fases de atención humanitaria y rehabilitación. Un contrato pequeño.

Con esa misma entidad suscribió otro por $92.892.800 pesos para adelantar un estudio de las acciones desarrolladas por Colombia Humanitaria para la atención del fenómeno de la Niña de 2010 a 2011. Posteriormente en el 2012 logró un tercer contrato por $70.000.000 de pesos para desarrollar un informe sobre reclutamiento infantil.

Ahora bien, Springer en 2013 diversificó su portafolio de servicios y el 25 de octubre de ese año suscribió un contrato con el Ministerio de Vivienda, a través de una fiduciaria, para realizar una consultoría en los proyectos de viviendas gratis del gobierno por $1.400 millones de pesos. (Ver Contrato con ministerio de Vivienda publicado por Semana)

El 19 de junio de 2015 también firmó otro contrato por $1.400 millones de pesos para la “formación de cogestores de una cultura de paz”, esta vez con la Alcaldía de Valledupar, Cesar. (Ver Contrato con Alcaldía de Valledupar)

Pero fue cuando se posesionó el Fiscal General Eduardo Montealegre, el 29 de marzo de 2012, que Springer Von Schwarzenberg Consulting Services empezó a contratar en grande.

El 10 de septiembre de 2013, tan solo dos años después de ser constituida, la consultora suscribió un contrato de manera directa con el ente investigador por un valor de $895 millones de pesos para el apoyo en temas de justicia transicional. (Ver Contrato Fiscalía por 895.000.000.pdf)

El 27 de octubre de 2014 se volvió a firmar un acuerdo entre la Fiscalía y la empresa Springer Von Schwarzenberg, otra vez por contratación directa, por un valor de $295.800.000 de pesos. (Ver Contrato Fiscalía por 295.800.000)

Y el 3 de julio de 2015 hubo un tercer contrato de asignación directa, esta vez por $3.085.600.000 pesos, para sumar un total de $4.265 millones de pesos sólo con esa entidad. (Ver Contrato Fiscalía por 3.085.600.000)

Ahora sí estamos hablando.

Según fuentes de la Fiscalía, cuando funcionarios necesitaban al fiscal Montealegre para que firmara documentos o aprobara temas, muchas veces tenían que ir a buscarlo en horas laborales al club La Pradera de Potosí, puesto que el Fiscal casi nunca iba al bunker.

La relación de Montealegre y su subcontratista era tan cercana que, según las mismas fuentes, los funcionarios se encontraron varias veces al fiscal Montealegre tomando vino con Natalia Springer, y algunas veces bailando boleros.

Un éxito incomparable, pero no fue así.

Con todo y la ayuda del fiscal Montealegre, la empresa de Springer parece que nunca despegó. Von Schwarzenberg Consulting Services entró hace unos meses en proceso de liquidación y se mudó de sus oficinas donde estaba ubicaba y registrada en la Cámara de Comercio.

¿Qué fue lo que no funcionó si en solo cuatro años la consultora contrato más de $7.200 millones de pesos con el Estado? Seguramente que el Fiscal cambió y ahora es a otro son.

@yohirakerman

[email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Yohir Akerman

En campaña

A grosso modo

Los estudios del monarca

El busto del rey

El rey de la contratación