Por: Columnista invitado

Tacones visibles por las mujeres invisibilizadas

La reconocida curadora María Isabel Covaleda, quien denunció ante las autoridades y el país entero que su expareja atentó contra su vida, ha invitado toda Colombia a hacer un acto simbólico por la defensa de los derechos de las mujeres este 25 de noviembre a las 9 de la mañana en Bogotá. Se llevara a cabo en el Parque Nacional.

Por: Mar Candela *

El objetivo es hacer una manifestación contundente a favor de una vida libre de violencias para las mujeres y niñas. Por supuesto, esto implica denunciar la alarmante situación que tenemos en materia de feminicidios y la aterradora indiferencia social y estatal frente el tema.  Es evidente que la justicia paquidérmica no ha contribuido decisivamente a una vida sin miedo para nosotras las colombianas.

El ejercicio consiste en evidenciar la desaparición de las mujeres a través de una acción política y artística: una instalación de zapatos que simbolizará el “vacío desde un objeto hasta lo inhabitado” para simbolizar cómo a las mujeres nos quitan la vida solo por el hecho de ser mujeres.

Las mujeres dejaremos nuestros tacones como protesta y denuncia pública a este estado social demencial de violencias hacia nosotras. Feminismo Artesanal se sumará con la presencia de las mujeres putamente libres, resaltando a la puta sagrada: nuestra acción política para no aceptar la idea que seamos violadas con la excusa que somos o parecemos putas.

 Para decirle a la sociedad que, Puta o no Puta, los derechos de las mujeres no se disputan.

Ahora bien, esta instalación da lugar a muchas reflexiones indispensables e inaplazables. Colombia padece una pandemia de feminicidios hace ya más de un año y, hasta ahora, las colombianas no hemos hecho un Paro Nacional de Mujeres. ¿Por qué? Porque no nos hemos unido para hacer una actividad determinante en la cual, seamos quienes seamos, sin importar qué versión de mujer seamos, paremos el país para exigir que la justicia deje de ser paquidérmica y que la sociedad cese su indiferencia frente a nuestras realidades.

Llevo más de un año hablando de la necesidad de este Paro. Un paro serio durante el cual ninguna vaya a trabajar ni a estudiar. Un paro en el cual detengamos la vida política y empresarial para que toda la sociedad se dé cuenta de que hablamos en serio cuando decimos día tras día que NOS QUEREMOS VIVAS.

¡Me quitaré el sombreo frente a la mujer que logre esa convocatoria y le prometo mi absoluto respaldo en la actividad! ¡Pongo mi voz y mi capacidad activista a disposición de la voz guía y de mando que logre convocar el Paro Nacional de Mujeres en Colombia! ¡Que todo el mundo sepa que sí podemos parar la economía si se siguen ignorando nuestros reclamos sobre feminicidios y abusos!

ya que al final es lo único que les importa, “el bolsillo”

Invito públicamente a María Isabel Covaleda a lanzarse al vacío conmigo convocando este Paro en 2017. Y no solo a ella, sino a todas las compañeras que tienen una poderosa voz de liderazgo: ¡Sumémonos y seamos el coro libertario que las colombianas necesitamos, lejos de todo partidismo político o interés particular!

* Ideóloga feminismo Artesanal

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

El “macías”

El general Sandua

El débil argumento de Trump contra China

Mi país triste