Por: Tola y Maruja

Tola y Maruja estuvieron en el encuentro Santos-Uribe con el papa

Respetadas antiguallas,

Soy una cristiana fervorosa y creo en la Navidad como época de perdón y reconciliación. Tengo entendido que ustedes, que no se pierden media, estuvieron presentes en la reunión del sumo pontífice con Santos y Uribe. ¿Cómo estuvo? ¿Es cierto que Uribe le llevó de aguinaldo un carriel y Santos un “balígrafo”? ¿Es verdad que el papa Francisco planea recoger todas las carajadas que le regalan y hacer una venta de garaje?

Atentamente,

Natilla de Coco

Querida Nati,

Por su letra vemos que no distingue la i con puntico de la y que baja. Sí señora, el santo papa Francisco, Pachito el Che, nos llamó pa que viajáramos urgente al Vaticano y nos mandó el vatiavión, que es bonito por dentro pero muy incómodo porque las bancas son de iglesia.

Vamos a tratar de arrecordar lo más fielmente lo que vimos y oímos en esa reunión entre el representante de Dios y los representantes del Sí y el Nunca:

-A ver, Juanito y Alvarito ¿quién empezó? —les dijo Santi (así le decimos en confianza Tola y yo: Santi...dá)—.

-Él empezó —dijo Alvarito, echando chispas—. Yo lo subí a la Presidencia con la condición que me hiciera caso, pero me traicionó... ¡Judas!

-Paraco —reviró Juanito, con elegancia—.

-A ver, niños... No se digan sobrenombres. ¿Qué es “paraco”?

-Para co...comenzar —gaguió Juanito—. Yo no soy títere de nadie.

-Y compró carísimo ese hijuepuerca Nobel —gimió Alvarito—. Con lo que Chuky dio por ese premio yo hubiera comprao cuatro Gran Colombianos y me habría sobrao pa una Cruz de Boyacá. ¡Derrochón!

-¿Qué es Chuky? —preguntó el papa Francisco, mientras les servía dos vasos de agua bendita con Frutiño—.

-A mí no me duele tanto que le haiga entregao el país a la guerrilla —siguió Alvarito, haciendo pucheros—. Lo que me tiene muy berraco es lo mal que negoció el Nobel: yo hubiera pedido rebaja, hubiera preguntao que en cuánto me dejaban dos, hubiera dicho que me encimaran un Príncipe de Asturias, lo hubiera comprao de segunda...

-Eso es mentira, Susan...Su Santidá —patinó Juanito—. Yo sí bregué a conseguilo barato, inclusive les dije a los noruegos que si me lo podían vender por debajo.

-¿Por debajo? —preguntó sorprendido Francisco—.

-Sin IVA.

-Yo les hubiera propuesto cambalache a los del Nobel —volvió a la carga Alvarito—. Plata en rama no les suelto ni por el patas. Les hubiera cambiao ese premio por una zona franca y les encimaba dos o tres notarías y una gruesa de manillas.

-¿Qué es una gruesa? —dijo el papa, mientras prendía un sahumerio pa’ ambientar la sala—.

-Yo hubiera negociao mucho mejor, ¡puuu! —siguió Alvarito, mientras se le tomaba el fresco a Juanito—. Empezando porque les hubiera dicho de entrada a los noruegos: ¿Cuánto cuesta un Nobel y por qué tan caro? Y otra cosa, este bobo amañao pagó chan con chan, en vez de quedar debiendo...En manos mías, yo hubiera pedido fiao y pongo de codeudores a los Doce Apóstoles.

-No meta en esto a los apóstoles, Alvarito —lo regañó el vicario de Cristo—.

-Bueno, pongo de fiadores a los generales Santoyo y Buitrago, que me conocen y tienen con qué responder.

-Querido pibe —le dijo el papa con dulzura—, veo que lo que tenés es física envidia, un pecao capital. Voy a hablar con el Niño Jesús pa que te traiga un Nobel bien titino, y sanseacabó...Podéis ir en paz.

-¡Paz sin impunidá! —gritó Alvarito, dándole una patada a Juanito en la espinilla—.

Tus tías que te quieren,

Tola y Maruja

Posdata: El papa citó a Santos y Uribe pa la semana entrante pero que vayan con el acudiente.

Ñapa: Mis amores, les deseamos una Navidá en familia con mucho amor y sin pólvora.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tola y Maruja

Tola y Maruja acompañaron a Duque a Palacio