Por: Tola y Maruja

Tola y Maruja estuvieron en el encuentro Trump-Obama

Padrísimas carnales,

Soy un mejicano de la Florida que voté por Donald Trump pues nos prometió darnos trabajo en la construcción de un muro para que no se vuelen los demócratas. Ustedes, que no se pierden media y que seguramente estuvieron en la reunión Obama-Trump, ¿qué nos cuentan? ¿Es verdad que Trump le dijo a Michelle Obama: Uyyy, quién fuera molinillo para batir este chocolate?

Atentamente,

Órale Cantinflas

Querido güey,

Por su letra vemos que mientras Donal Tron ganó las primarias, usté no pasó primaria. Como ya contamos, Tron intentó abusar de Tola y desde eso se conocen y siempre la llama pa que lo acompañe en las visitas importantes.

Cuando llegamos a la Casa Blanca lo primero que dijo Donal fue: A esta fachada hay que dale otra mano de blanco... Y dentró como Píter por su jáus, saludando de beso a todas las empleadas y mirándoles el culantro.

Obama nos recibió muy prevenido, pero Donal rompió el yelo echándose un chiste: Oí pues Bará, andan diciendo quizque mi primer ejecución será desalojar una familia negra de la Casa Blanca. Juá, juá...

Tola me codió y yo salvé la situación: Ve Michél, mostranos las matas... Entonces salimos las cuatro, con Melania que andaba en una culifalda que hasta Tron se puso colorao.

Michél es muy callada y Melania muy hablantinosa. Muy distintas: Michél amante del arte, Melania amante del artista... La una, autora de sus propios discursos, la otra... en fin, muy distintas. Pero adorables las dos.

Las dejamos hablando de asuntos de mamáes y volvimos al salón oval, donde Obama seguía muy serio mientras Tron se paraba donde supuestamente se arrodilló Mónica Lengüisky. —Oíste Bará ¿a cuántas becarias tiene derecho un presidente?—preguntó Donal, matándole el ojo.

—Los demócratas dicen que no tengo nidea de gobernar—, prosiguió Donal, mientras le mandaba un beso en el aire a la señora de los tintos— ...Ay hombe, ¡gobernó Bush hijo, que es el Pastrana de aquí!

Y Obama callao, mirando la hora. —Lo primero que voy a hacer es cambiar todas mis secretarias por conejitas de Playboy. El poder es pa poder, negrito... Quiero quemar bien quemaos mis últimos cartuchos—, remató Tron, mientras curiosiaba las cosas del escritorio presidencial.

—¡Cuidado!—, le gritó Obama cuando Donal casi aprieta el botón rojo de las bombas—. Ah, Bará, te quería pedir disculpas por decir que no habías nacido en Estados Unidos sino en Cúcuta. Perdoná, uno en campaña sí habla mucha shit...

Tola no se aguantó y metió la cucharada: Oiga don Donal, ¿lo del muro es en serio? Claro, doña Tola, fue un compromiso mío con los grafiteros de Texas. Entonces yo aproveché y le pedí a Tron el favor de deportar a Duván, el marido de mi nieta Berta Melisa, que está ilegal y la dejó en Colombia con tres buchones.

Por fin llegaron Michél y Melania y entonces Donal Tron se despidió muy formal: Bará, Michél, ya que sentimos tanta química, ¿por qué no se quedan de mayordomos?

Tus tías que te quieren,

Tola y Maruja

Posdata: En la misma votación del 8 varios estados gringos legalizaron la mariguana... Con razón: quién se aguanta a Donal Tron en sano juicio.

Ñapa: Y pa eso que Tron ya tiene su colorcito naranja radioativo...

Payola: Este martes Tola y Maruja hablan de su vida de alcoba y el miércoles cuentan su versión de la historia de Colombia, teatro Fanny Mikey. Y el viernes en CasaTeatro El Poblado, Medellín, 3211100.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tola y Maruja