Por: Tola y Maruja

Tola y Maruja llevan a Santos a la EPS

Aliviadas abuelas,

Soy una usuaria de nuestras EPS y estoy dolida porque el presidente Santos se fue a buscar médicos a Washington. ¿Es que no confía en la medicina criolla? ¿Le da susto operarse aquí y de pronto ver el túnel y comprobar que el túnel de los colombianos está sin terminar? ¿Le da miedo que no haya anestesia y lo tengan que privar con burundanga?

Atentamente,

Paciente pero no tanto.

Querida desahuciada,

Por su letra vemos que lo suyo es mal de San Vito. Doña Titina de Santos nos llamó pa que le hiciéramos el favor que conseguile una cita médica a Juanma en la EPS de nosotras, que se llama Salú y Pesetas.

Briegamos a llamar a la bendita EPS pero siempre nos contestaba un contestador que decía: Pa Cetaminofén, marque uno. Pa Boprufeno, marque dos. Pa Mosicilina, marque tres. Pa Loratadina, marque cuatro. Pa un especialista, marque calavera...

Entonces nos madrugamos pa relevar a Martincito y Esteban, los hijos de Santos, que habían manecido haciendo fila pa pedir ficho. Pero cuando nos tocó el turno nos dijeron quizque tenía que venir personalmente el enfermo o mandar la próstata.

Al otro día llegamos antes de las tres de la mañana con el presidente Santos y logramos dentrar a urgencias, pero el mismo portero nos alvirtió: Si no lo ven muy mal, no lo atienden...Fortunadamente Tola había empacao copia de la última encuesta.

La espera en urgencias fue un siglo, sentaos en sillas más duras que carne de almuerzo ejecutivo y mirando en el televisor propagandas de fajas...Y pa acabar de ajustar los enfermos contagiosos se querían tomar selfis con Santos.

Cuando por fin lo llamaron, nos atendió una enfermera con una cara de haber votao No y a todos se nos bajaron las defensas, y con solo miralo le dijo: Esas ojeras son preesistencia...Y nos entregó un formato pa llenar de una vez la tutela.

Mientras esperábamos a que hubiera médico, se nos arrimó un vigilante y nos dijo pasito que estaba vendiendo un folleto del Método Stalinaski. Y nos esplicó que Stalinaski era un ator ruso que se mamó de que no lo atendieran en urgencias y se inventó un curso de atuación pa revolcase del dolor y gritar y pataliar y dramatizar los estertores de la agonía.

Tola le dijo a Santos que por qué no le pedía a doña Titina el favor que le hiciera ella misma el esámen en la casa. —Yo no me puse a carajiar con citas, yo misma le revisé la próstata a mi marido Ananías—. ¿Y cómo le fue? —preguntó Santos—. ¡Súper!, lo único maluco fue que se me quedó adentro el pisargolla.

Al cabo de las quinientas apareció la enfermera y nos recomendó que fuéramos a una clínica particular. —Es por su bien, dijo con desaliento—; aquí estamos pailas en remedios, no nos quedan ni santos óleos...

Entonces llegamos a la clínica Salud y Amor al Dinero y requisaron muy bien a Santos. —Es por seguridá, dijo el portero—...pa aseguranos que el paciente trae tarjeta de crédito. ¿Y qué pasa si el enfermo no tiene plata?, preguntó Tola. Puede pagar en especie: un riñón, un pulmón...

Hicieron pasar a Santos al consultorio pero a Tola y yo no nos dejaron dentrar. Y al momentico salió el médico y nos dijo: ¿Ustedes son las acudientas? Llévenlo a donde no lo conozcan, no creo que ningún protólogo colombiano sea capaz de hacele eso al presidente.

Tus tías que te quieren,

Tola y Maruja

Posdata: La salú en Colombia está tan jodida que nosotras le rezamos al Señor: Dios mío, si nos vas a mandar una enfermedá que sea genérica...

Ñapa: Le deseamos al presidente Santos que se mejore.

Payola: Seguimos en el tiatro Fanny Mikey los martes y miércoles de noviembre haciendo gozar a los que saben que después de ganar Tron no nos queda sino reír.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tola y Maruja

Tola y Maruja van con Petro al Club Campestre