Por: Tola y Maruja

Tola y Maruja revelan el porqué de las medallas colombianas

¿Será la pobreza el doping del deporte? Contestan las expertas.

Ínclitas señoras,

Soy un enamorado de los deportistas colombianos que batallan por surgir en medio de la pobreza y el abandono estatal, pero a veces creo que es precisamente gracias a estas penurias que se forman como luchadores y triunfadores. ¿Ustedes qué opinan? ¿La carencia mejora al deportista? ¿Los pobres traen el gen del atleta? ¿Podríamos decir que la pobreza es el doping del deporte?

Atentamente,

Halterofilio Bádminton

Querido Halter,

Por su letra vemos que se volaba de clase pa jugar balón. Claro, la pobreza anima la superación y por eso los pobres sobresalimos en dos campos: el deporte y la farándula. El pobre que triunfa en política casi siempre termina envainao por enriquecimiento ilícito o acoso sesual.

La hermosa Caterín Ibargüen, por ejemplo, no sería nadie si en Apartadó las calles no hubieran sido los barriales que ella tenía que brincar de acera a acera pa no ensuciar sus únicos tenis.

Y Óscar Figueroa no tuviera su medalla de oro en pesas si no le hubiera tocao salir desplazao de Zaragoza con el pilón a cuestas, de un solo envión.

Y la bella y berriondita Mariana Pajón no sería la ciclista que es si no le hubiera tocao pedaliar llevando domicilios de esa farmacia en su niñez.

Y Yuri no sería la segunda yudoca del mundo si el destino no la pone a subirse diariamente al Trasmileño en hora pico, en un cuerpo a cuerpo donde pierde el que afloje.

Y Yuberjén no sería el gran bosiador que hoy nos llena de orgullo si en Turbo no le hubiera tocao guindarse a puños con sus hermanitos por el cucayo.

Ovio que la pobreza y el conflito armao contribuyen al deporte. ¿Qué es el desplazamiento si no una carrera con ostáculos? ¿No es acaso el campo minao un reto pal salto con garrocha? ¿No son los bombardeos una oportunidá de oro pa batir los 100 metros?

Lo raro es que los colombianos no destaquemos en tiro, a pesar del bagaje que nos dejó Tirofijo. Ni en trampolín, con un procurador que brincará a candidato. Ni en esgrima, con un magistrao como Pretel que da grima, y que sigue en su cargo muy olímpico.

Entre las dos ociones que tenemos los pobres pa destacarnos, el deporte es el sacrificio más duro: madrugar, astenerse de placeres, entrenamientos agotadores, el estrés de una lesión...En cambio en la farándula basta con un manayer bien relacionao.

Estos héroes merecen más que la plata prometida por el gobierno. Merecen otros privilegios: Tola y yo proponemos que las EPS pongan una fila esclusiva pa medallistas olímpicos.

En resumidas cuentas, querido Halterofilio, la continuidá de la guerra nos garantizará una generación de campeones que pondrán en alto el nombre de la patria. Como diría nuestro caudillo: ¡No al plebicito sí al deporte!

Tus tías que te quieren,

Tola y Maruja

Posdata: Con las protestas sociales uno aprende geografía. ¿Vites que en el Chocó hay un pueblo que se llama Marginadó?

Ñapa: El nuevo billete de 50.000 trae la cara de Gabo porque pa muchos colombianos tenerlo será puro realismo mágico.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tola y Maruja

Carta al presidente Santos