Por: Óscar Sevillano

Transmilenio - Estación Calle 100 con Autopista

Mucho se ha dicho del servicio que presta a los bogotanos el Sistema Transmilenio, sin que la Administración Distrital preste atención o por lo menos se muestre interesada en suministrar soluciones inmediatas que ayuden a mejorar las falencias que en la actualidad presenta.

Hoy la aglomeración y la saturación de pasajeros no se ven únicamente al interior de los buses articulados, sino también en las estaciones del sistema como la Calle 100 con Autopista Norte por ejemplo (Ver vídeo). La escena se repite de lunes a viernes entre las 5:30 pm y las 7: 00 de la noche, lapso de tiempo en el que se puede ver  que las personas que ingresan a la estación,  quedan atrapadas en medio del tumulto que suele formarse porque la capacidad del lugar superó al nivel máximo de usuarios.

El mismo hecho comienza a presentarse a la misma hora en la Estación Calle 72 y la Estación Calle 63 y no se requiere ser adivino para saber o entender, que si la Administración Distrital no actúa de manera inmediata, la ira de los ciudadanos se va a hacer sentir de tal forma que ni el Esmad la va a poder calmar.

Es cierto que al Sistema Transmilenio se lo abandonó a su suerte; es cierto también que su infraestructura se encuentra totalmente descuidada, pero también es cierto que la soluciones inmediatas que se debieron instalar para que no se presenten desordenes como los que ocurren de lunes a viernes en las horas pico de la tarde en estaciones como la de la Calle 100 con Autopista Norte, desde los primeros meses de la administración de Enrique Peñalosa, no se les ha visto por ningún lado.

¿Será esta la manera más adecuada para  convencer a los bogotanos que lo que  necesita la ciudad es más Transmilenios?, respuesta que  suele dar el Alcalde Mayor, cada vez que se le habla de posibles soluciones al sistema de transporte urbano, distintos a los buses articulados.

No se está pidiendo que se construya un metro de la noche a la mañana, pero si se necesita que se piense en colocarle un poco de orden a las estaciones de Transmilenio; que se rediseñe el modelo con el cual se está operando en su interior, porque como bien lo dice el  mismo Peñalosa, “el desorden genera inseguridad”, la misma que aprovecha el tumulto para robar celulares, carteras y hacer de la suyas con los desprevenidos usuarios que no tienen otra opción aparte de tener que esperar a que se descongestione el lugar para poder avanzar unos dos o tres pasos más,  hasta poder tomar el articulado que los ha de llevar a su destino final.

Enrique Peñalosa en su discurso de posesión como Alcalde Mayor de Bogotá, pidió a los bogotanos “no esperar milagros”, el problema está en que por lo menos este tema, no da espera y las soluciones deben pensarse y aplicarse, antes de que este termine por estallar.

Cambiando de tema: ¿Si se han dado cuenta en lo que se ha convertido la zona comprendida entre la Calle 19 y Calle 24 entre Avenida Caracas y Carrera 18 de Bogotá?

@sevillanojarami

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Sevillano

¿Felices con Duque presidente?

Ni Duque, ni mucho menos Petro

Cero chantajes políticos, doctor Petro

¿Duque o Petro?

La culpa es del Congreso de la República