Por: Juan Carlos Ortiz

Un museo que se expande

Hace unas semanas estuve visitando el Museo del Sexto Piso. Un recorrido por una historia de asesinato, conspiración y francotiradores de uno de los momentos más tensionantes de la era moderna de la humanidad.

El Museo del Sexto Piso se encuentra en el centro de Dallas y narra toda la historia del 22 de noviembre de 1963 a las 12:30 p.m., cuando John F. Kennedy, presidente de los Estados Unidos, fue herido mortalmente en su caravana presidencial en la plaza Dealey, desde la ventana del sexto piso del Depósito de Libros, por un francotirador y empleado del lugar llamado Lee Harvey Oswald.

Y es precisamente en este sitio donde se encuentra el museo que narra de manera vivencial y única este crimen.

Pararse en la ventana del sexto piso y observar lo mismo que pudo haber visto, vivido y sentido Oswald es una experiencia que pone los pelos de punta, comparable con lo que se pudo sentir 53 años después y hace pocos días en el centro de Dallas, a pocos metros de la misma plaza Dealey, cuando Micah Johnson, un exsoldado de 25 años actuó como francotirador y abrió fuego contra una marcha pacífica y movido por motivos raciales decidió asesinar a cinco policías. Es como un déjà vu, una extraña sensación de que ahora el Museo del Sexto Piso deja de estar ubicado únicamente en el Depósito de Libros Dealey y decide expandirse por todo el centro de Dallas y logra en medio siglo estigmatizar a esta ciudad, como ha sucedido con muchos otros lugares del planeta, unos por narcotráfico, otros por terrorismo y en este caso por francotiradores, personajes que disparan directo a sus víctimas para intentar buscar un espacio en la historia que los ha mantenido carentes de reconocimiento.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Carlos Ortiz

Leyendas de carne

Residuos muiscas

Sabiduría sobre ruedas

Que no se nos vaya la luz 

Pido perdón