Balance de la primera semana de cuarentena en Bogotá

hace 4 horas
Por: Mauricio Albarracín

Un referendo contra las familias

La senadora Viviane Morales y el señor Carlos Alonso Lucio, líder del Comité de Promotores del referendo, siguen en su empeño de establecer constitucionalmente un modelo de familia excluyente que contradice tanto la Constitución como la realidad de las familias colombianas.

“Madresolteras de todos los sitios colombianos… Madres todas que ganan el pan, que lo multiplican en la boca de sus hijos hambreados y lo mezquinan en la propia. Que duplican su vida para ser padres y madres. Indefensas madres, gestoras de esta patria: para vosotras, mi trabajo y mi fe sin límites”, así hablaba la santandereana más grande que nos dio el siglo XX y que pueden ver en el nuevo billete de 10 mil pesos: Virginia Gutiérrez de Pineda. Esta científica social dedicó toda su vida a analizar las familias colombianas y a entender la fuerza de la cultura en la institución que se considera base de la sociedad. La diversidad de la familia colombiana es un hecho social evidente: somos un país de solteros, viudas, madres cabeza de hogar, parejas que viven sin casarse o de otros que se casan por las iglesias y se divorcian por lo civil. Examine su propia familia, vea la de su vecino, pregunte por la de sus padres o abuelos, y se dará cuenta que las familias son diversas porque todos decidimos vivir con quien nos ama y nos cuida.

Mucho se puede decir -y se ha dicho-  contra el referendo de Morales y Lucio, pero lo más  indignante y regresivo es querer imponer una familia ideal o como ellos dicen “la mejor familia posible”. Para imponer la “familia ideal”, es decir, la pareja heterosexual y monogámica se ha usado como chivo expiatorio para las parejas del mismo sexo. Hacer política con la discriminación siempre es fácil: simplemente se elige un grupo sobre el que existan más prejuicios y se le acusa de falsedades.

Una lectura detallada de la exposición de motivos y de la ponencia para el primer debate de este referendo permite evidenciar que la senadora Morales supone que las parejas del mismo sexo somos un riesgo para los niños, por ejemplo, dice que el Estado debe excluir “la posibilidad de cualquier riesgo” para los niños (Expo, p. 5), “ que el niño asuma el riesgo” (Ponencia, p. 15) o dice en la exposición de motivos que “existen dudas razonables sobre las consecuencias que generaría la adopción por parte de parejas del mismo sexo” (Expo, p.13). Para sustentar esto, la senadora Morales ha manoseado la ciencia hasta más no poder. Primero, usó razones tomadas de una pseudociencia discriminatoria que se puede consultar en su página web y verificada por cualquier persona que tenga un conocimiento en psicología, salud pública o medicina. Luego, usó otros estudios, como el del doctor Pruett, que claramente fueron manipulados como lo mostró mi colega Rodrigo Uprimny  y el propio Pruett en una carta. Ahora dice en su ponencia para el primer debate que la “ciencia no es conclusiva” y, por tanto, debemos acudir al “principio de cautela”. ¿De qué riesgos y de qué consecuencias está hablando la senadora? ¿Cual es el peligro del que nos advierte tan vehementemente la senadora? ¿Cuál es la cautela de la que habla? lo que se esconde detrás de todo este debate es una idea discriminatoria: que las parejas del mismo sexo no somos idóneos para tener ni criar hijos.

Por si fuera poco, esta falta de idoneidad no sólo se predica de las parejas del mismo sexo - que ya sabemos siempre seremos una minoría  - sino que además se predica de todas las personas solteras. Este referendo no sólo es contra las familias de parejas del mismo sexo, es contra todas las familias conformadas por madres y padres cabezas de hogar que en Colombia son un grupo importante y destacado de familias. Las personas solteras, separadas y viudas no podrán adoptar sin importar su orientación sexual. Esto está claramente probado en el formulario con el cual recogieron las firmas que dice sin ningún pudor: “Esto significa que no podrán adoptar las parejas del mismo sexo, ni las personas solteras” . Algo que además se deduce del texto de la reforma a la Constitución que quieren aprobar. Para la senadora Morales y el promotor Lucio, las personas solteras no son idóneas para adoptar porque se salen de su idea de la familia ideal. Esta agresión contra las familias colombianas ha sido ocultada hábilmente por la senadora como se puede ver en la ponencia para el primer debate dónde hizo una reseña de la audiencia pública, pero borró de los antecedentes legislativos a las valerosas madres cabeza de hogar que fueron a defender sus derechos.

Esta propuesta de referendo busca imponer un modelo familiar puro y excluyente. Digamos las cosas por su nombre: es una reforma constitucional liderada por dos políticos intolerantes que usan a las parejas del mismo sexo como una excusa para denigrar de todas las familias que ellos consideran inferiores. Este referendo es una acto tiránico contra las minorías, pero también una advertencia general para todos aquellos que se salgan del anhelo de pureza que pregonan los sumos sacerdotes.

* Investigador de Dejusticia. [email protected] . Twitter @malbarracin

654715

2016-09-14T09:00:42-05:00

column

2016-09-14T09:19:22-05:00

none

Un referendo contra las familias

33

5986

6019

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mauricio Albarracín

Homofobia paramilitar en San Onofre

Homofobia guerrillera en Vistahermosa

El DAS, un elefante furioso