Por: Diana Castro Benetti

Una vida, aquel deseo, toda paz

Las palabras crean realidades. Nos hablan de la madre, de la comida, de la cueva. Imaginan paraísos y van estableciendo las normas. Son como los espejos de agua cuando se diluyen una vez nombrados.

Las palabras construyen un lugar que es cómodo y que con el fuego atraviesan lo más difícil. El cuenco de una palabra es lo que nos sostiene cuando se derrumban las cuatro paredes. Reflejan el ocio, el conocimiento inútil y lo superfluo.

Y también son música, bestialidad y dolor. Son la muerte y el terror o el vacío de un adiós. Son la corriente y la tormenta, el rayo y la oscuridad. Amanecen con el olvido, la tortura o el suicidio. Las palabras son una vida derrochada y el todo de quien nos mira. Somos las palabras de una pena de muerte y, muchas veces, lo inocuo de un sueño o lo abyecto de un abandono. Toda palabra contiene un extremo de felicidad, de sensualidad o indulto.

Las palabras tienen sus rituales cuando nacen. Son el espejo que trae oraciones, invoca presencias y ahuyenta los malos genios. Generan incertidumbres y se vuelven universos en las encrucijadas. Son lo desconocido. Buscan el amor, la entrega, y cuando dan, renacen. En ocasiones se mezclan con la compasión y la fe para convertirse en cárcel y dogma. También el nirvana es una palabra, y la flor de oro, otra. Pero cuando hablan del paisaje, anudan corazones y reciclan los odios. Son la poesía y los lujos de los deseos. Una palabra es un suspiro.

Las palabras son transmutación y alquimia de otro siglo, como cuando la plata y el oro viven en el retrato de un deforme. Hay que tener una palabra, un sortilegio y un tarot para ver los tonos y los colores del arcoíris más real. Las palabras son el río, el tiempo y el tigre. Somos las palabras que no, existen además de las que se intuyen. Somos las sílabas del buda, el cristo y la monja. Las palabras son miel, piedras preciosas y el azul violeta de un amanecer. Las palabras son el viento, un poema y un beso. Diosa es la palabra.

Y las palabras propias se llenan de fantasmas, celos, terror y locura. Son la saliva, el fluido y el sudor de un orgasmo que no es vocablo. Las palabras que nos persiguen son condenas que han vivido demasiado y se resisten a morir. Son los opuestos, el imán y un sol frío. Son el arte, la alegría y la belleza. Las palabras vienen con los pequeños instantes que se quedan bajo llave en la memoria de la historia y el olvido. Las palabras son guerras que se resisten a morir y las que nunca volverán. Toda palabra renace y vuelve a crear. Cada palabra es el eterno derecho a la vida.

[email protected]

667490

2016-11-25T21:00:00-05:00

column

2016-11-25T22:09:12-05:00

none

Una vida, aquel deseo, toda paz

31

2653

2684

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Diana Castro Benetti

Los pasos cortos

Ancianos

La ciudad rota

¿A quién le es útil el terror?

El deseo y una sociedad rota