Por: José Roberto Acosta

Vergonzoso “fast track” tributario

Del afán no queda sino el cansancio, y el camino corto y precipitado que el Congreso ha tomado para aprobar 350 artículos que deformarán nuestro ya complejo estatuto tributario, constituye un grave error, cuyo artífice, el ministro de Hacienda, se lavará las manos aceptando algún cargo burocrático en el exterior, como lo ha hecho en el pasado.

Vergonzoso que el coordinador ponente del Partido Liberal reconozca que aún hay detalles sin definir de la llamada “reforma tributaria estructural” y que solo la próxima semana se conocerá el texto definitivo que se tramitará a pupitrazo en solo dos días en sesiones plenarias conjuntas de Cámara y Senado. Si, “conjuntas”, probando la inutilidad de un sistema bicameral como el colombiano y justificando las voces de quienes piden reducir a una sola cámara el subordinado y altamente contaminado poder legislativo de la Nación, salvo contadas excepciones.

Pero la improvisación no es solo del Partido Liberal, que mediante una posición de bancada piensa acallar a sus pocas voces disidentes que, con suficientes y sólidos argumentos, califican como un fiasco la propuesta del Gobierno.

En el Partido Conservador, su grave división interna entre los “enmermelados” y los pocos que defienden su independencia se carga hacia los primeros, gracias a ministerios y puestos públicos que hábilmente ordeñan.

Sobre el Partido de la U, pues para qué hacer la lista de los grandes males que le ha causado a la Nación en materia económica: las cifras hablan por sí solas.

En Cambio Radical el pataleo de Vargas Lleras, con el falaz argumento de que la vivienda de interés social desaparecería con el aumento del IVA, solo es el preámbulo de su renuncia para continuar su campaña electoral, pero sin cargo al erario como hasta ahora, y una artimaña que deja vivo el aumento del IVA al 60 % de la canasta familiar.

El Partido Verde y el Centro Democrático caen en la trampa de legitimar el aumento del IVA impulsando algunas propuestas, en lugar de oponerse en bloque a una reforma que no simplifica, poco recauda y genera desigualdad.

Por el lado del Polo Democrático, tocará esperar la votación, para ver cómo es el balance entre el gobiernismo de la ministra de Trabajo y la facción independiente. Que entre el diablo y vote. Ya entró hace rato.

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de José Roberto Acosta

Victimarios de cuello blanco

Las mentiras de Carrasquilla

Un fiscal enjaulado

¿De bonos de agua a bonos de salud?

La confesión de Carrasquilla